Fabián Vidarte Quintana, egresado de la PUCPR, se destaca como asistente de cátedra en escuela de medicina de la vecina isla.

Fabián Vidarte Quintana, egresado de la PUCPR, se destaca como asistente de cátedra en la American University of the Caribbean School of Medicine (AUC) de San Martín.

Con solo 24 años de edad Fabián Vidarte Quintana ya tiene encaminado su futuro como doctor en medicina. Y es que actualmente el egresado del Colegio de Ciencias de la PUCPR está estudiando medicina en la American University of the Caribbean School of Medicine (AUC) en la vecina isla de San Martín. Allí, Fabián se ha destacado de tal manera que fue seleccionado como asistente de cátedra, específicamente en una capacitación nueva en ultrasonido.

“Como parte de ser asistente de cátedra estuve capacitando estudiantes de quinto semestre en el uso de ultrasonido para diagnosticar enfermedades. Este curso se basa en la parte clínica de nuestro entrenamiento en el que nos enseñan a hacer una entrevista clínica enfocada en el paciente y también están implementando unos cursos básicos en ultrasonido. Mi deber como asistente fue explicarles sobre la física básica de la máquina, cómo los órganos se van a visualizar normalmente en la máquina sin patología y cuándo esta morfología se ve afectada al tener una patología” explicó Fabián.

Fabián culminó su grado de Bachillerato en Ciencias con concentración en Tecnología Cardiovascular en la PUCPR y, según él, esta experiencia académica despertó su interés en la salud.  “Me fascinó observar las estructuras del corazón y, a través de estas experiencias en el bachillerato, mi interés en una carrera profesional de la salud creció con otra expectativa. Comencé a preguntarme cómo se puede implementar la máquina de ultrasonido en un nivel más clínico y ayudar a mejorar la atención de los pacientes en el entorno perioperatorio y de emergencias, para así brindar mejores opciones de tratamiento y cuidado al paciente. Me di cuenta de que convertirme en médico y aplicar lo que aprendí en la PUCPR puede brindarme esa oportunidad. Esta máquina de ultrasonido nos ayuda a tener una interacción más personal con el paciente, ya que a medida que ponemos nuestras manos sobre ellos se solidifica esta sagrada relación. Por eso creo que la sonografía puede incidir positivamente en la misión académica de la medicina, restableciendo una atención más personalizada y afectiva” sostuvo.

Graduarse de medicina y especializarse en cardiología o emergenciología es la meta para Fabián. “Así podré brindarles el mejor servicio y trato a mis pacientes de una manera completa: física, emocional y sobre todo, y más importante, espiritualmente. Yo comencé pensando que sería tecnólogo cardiovascular, pero en mi caminar descubrí que deseaba servir a través de la medicina. Seguí con mi bachillerato y lo combiné con los requisitos para entrar a la escuela de medicina. Y gracias a Dios lo logré. Todo es posible si confiamos en el Señor y perseveramos en nuestras metas” concluyó.

Print Friendly, PDF & Email
Share