Discuten sobre la familia frente a los retos del mundo digital.

En un entorno acelerado, dinámico y de cuestionables contenidos generados por la tecnología de la informática, expertos cuestionan sobre la posible tecnoadicción.  Más aún cuando este fenómeno podría trastocar  las familias y  las relaciones de pareja.

El Dr. Armando Duarte, investigador y licenciado en Ciencias de la Familia, expuso sobre este tema durante el conversatorio Afrontando la tecnoadicción.  El evento virtual fue organizado por el Instituto de Matrimonio y Familia de la PUCPR el jueves 1 de octubre de 2020.

El Dr. Duarte explicó lo característico de las adicciones y lo particular de la adicción a la tecnología. “Sin duda, el mundo digital ofrece una serie de ventajas tales como información sobre cualquier tema, herramientas para aprender idiomas, realizar trabajos en equipo, estudiar en línea, permitir la comunicación instantánea, compra de bienes y servicios, medios de comunicación, entre otros. Parece que todo esto lo ofrecen gratis, pero la experiencia nos lleva a concluir que, incluso esto, conlleva un precio.  Frente a una generación de jóvenes que alegan sentirse aburridos, la tecnología ofrece un pasatiempo que eventualmente lleva a un aburrimiento mayor y más difícil de resolver.  De ahí, a posibles escenarios de agresividad, falta de paciencia, intolerancia y violencia virtual”, sostuvo.

Duarte compartió  “Un estudio realizado en México entre jóvenes de edad escolar y universitaria arrojó que el 48% de los universitarios demuestran algún tipo de adicción a la tecnología. Con la actual situación pandémica, el porcentaje ha aumentado considerablemente, algunos piensan que hasta 20 puntos. Otro hallazgo importante fue el hecho de que niños sin acceso a celulares tienen una actividad física superior y gozan de mejor salud que aquellos con acceso a los celulares”.

Como posibles soluciones para tratar esta adicción, indicó “Primeramente, el reconocimiento de que existe tal problema y que posiblemente no tengamos la fuerza de voluntad para tratarlo solos. Es necesario recurrir a profesionales de la conducta quienes nos puedan ofrecer herramientas para atender el problema. No es solo un asunto de una conducta repetitiva, sino un problema de cómo la tecnología ha sido diseñada con el propósito de elevar los niveles de dopamina (neurotransmisor encargado de propagar señales nerviosas entre las neuronas, dando una sensación de placer) en el ser humano con el propósito de captar su atención y así traer ganancias económicas a las compañías digitales”.

El director del Instituto de Matrimonio y Familia, profesor Dr. Jorge Macías de Céspedes aseguró “El uso y abuso de la tecnología entre los jóvenes y adultos ha producido una serie de consecuencias en la sociedad que debemos atender. La tecnología se podría considerar como algo neutral, poniendo el juicio de su bondad o maldad en el uso personal que le demos. Pero no poder olvidar la responsabilidad que tienen los padres y educadores de proveerles a los jóvenes instrumentos y herramientas que sean beneficiosos a su persona a corto y a largo plazo. Recomiendo altamente el documental The social dilemma por Netflix que abunda sobre el tema de las redes sociales y el efecto nocivo y manipulador de los desarrolladores de estas plataformas”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Share