Expertos analizan el fenómeno del feminicidio y de la violencia intrafamiliar.

 

“La violencia de género ha alcanzado unos niveles alarmantes en nuestra sociedad.  Cada vez son más frecuentes los casos de feminicidios y otras manifestaciones de la violencia intrafamiliar”, coincidieron expertos de Ciencias Sociales, Derecho y Ciencias de la Conducta de la PUCPR durante el conversatorio Feminicidios y violencia intrafamiliar: una mirada interdisciplinaria.

El análisis de este tema responde a la reciente Declaración de Estado de Emergencia emitida por el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi Urrutia, con la intención de atender este grave problema social.  “Esta acción es necesaria porque los feminicidios y la violencia intrafamiliar son una burda violación a la dignidad del ser humano.  Sin embargo, un enfoque meramente policiaco no es suficiente para atender un problema que tiene profundas raíces antropológicas y está altamente relacionado con el deterioro de la salud mental de nuestro País.  Por eso la importancia de discutir estos temas desde la academia”, sostuvo el director del Instituto de Doctrina Social de la Iglesia, licenciado Israel Santiago.

Por su parte, la decana interina del Colegio de Estudios en Ciencias de la Conducta y Asuntos de la Comunidad de la PUCPR y psicóloga, Dra. Ilia Rosario, explicó “Gran parte de la violencia de género tiene su origen en la desigualdad de género.  Es decir, en la posición de subordinación y marginalidad.  Esto se refiere a la desigualdad en la cual se encuentran las mujeres respecto de los hombres. El Observatorio de Equidad de Género de Puerto Rico resalta que, desde que comenzó la pandemia provocada por el  COVID-19, ha habido un aumento de 83% en feminicidios comparado a esta misma fecha en 2019. Según el análisis del Observatorio, en la cuarentena se han reportado en la prensa al menos 11 muertes violentas de mujeres y niñas (feminicidios), de las cuales al menos cuatro fueron vinculadas a violencia doméstica (feminicidios íntimos), que representa un aumento del 33%. Para el mismo período en el 2019, se reportaron seis feminicidios, de los cuales tres fueron feminicidios íntimos, término que describe los asesinatos de mujeres vinculados a violencia doméstica”.

El director del Instituto de Doctrina Social de la Iglesia, licenciado Israel Santiago y el licenciado Luis Zambrana, profesor de la Escuela de Derecho.

El director del Instituto de Doctrina Social de la Iglesia, licenciado Israel Santiago y el licenciado Luis Zambrana, profesor de la Escuela de Derecho.

Resaltó “En el caso específico del COVID-19, el toque de queda y la cuarentena, han ocasionado que muchas víctimas no encuentren ninguna opción más que permanecer con sus agresores. Además, en los momentos de crisis y desastres naturales aumentan la desigualdad social y económica. Hay mayor desempleo, hambre, violencia y se exacerban negativamente el estado de salud mental y emocional. Los desastres naturales y pandemias son difíciles de predecir y controlar. Sin embargo, estar preparado para ellos queda bajo control y deber del Estado. Trabajar políticas públicas para mitigar y erradicar la violencia de género, igual debe ser parte de la preparación ante estas situaciones.  El 9 de febrero de 2021 se presentó el Proyecto del Senado 185 para establecer la Ley para Declarar un Estado de Emergencia por Violencia de Género en Puerto Rico.  Esta ley pretende adoptar un estado de emergencia permanente por violencia de género en Puerto Rico.  Requerir protocolos de prevención y respuesta integrada en casos de violencia de género.  Recopilar y publicar estadísticas en casos de violencia de género, pero donde se especifiquen categorías como feminicidio, crímenes de odio y otros tipos de violencia de género. Por último, la asignación de 1 millón de dólares adicionales al presupuesto de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres para poner en vigor esta ley¨.

Al evento también se unió la Dra. Wakeska Sanabria, directora del Departamento de Ciencias Sociales e Historia de la PUCPR.  “Hay que tomar en cuenta los elementos que contribuyen a la vulnerabilidad: economía, educación, salud y seguridad son algunos de estos aspectos.  De hecho estamos elaborando una propuesta para trabajar la violencia de género desde el enfoque de los desastres  con efecto cascada.  No solo los temblores, huracanes y la pandemia, queremos evaluar los efectos de los eventos naturales en el tema de la violencia de género y su vulnerabilidad a nivel local.  Este trabajo etnográfico servirá de alguna manera, en lo que se conoce en la antropología aplicada, para que se permita promover un cambio positivo en la comunidad, particularmente del suroeste”.

Mientras el licenciado Luis Zambrana, profesor de la Escuela de Derecho, afirmó “La llamada justicia más reformativa o terapéutica puede ser una alternativa para este asunto.  De hecho, países como Australia, Suráfrica y países en Europa lo han implementado.   Esto, particularmente para instancias menos lascivas, probablemente es una visión alternativa de justicia reformista para que sea más útil para las dos partes.  Tanto el victimario para que reconozca  la situación, como para la víctima de manera que pueda recibir  mayores herramientas para que no sufra aún más ante una lesión”.

El conversatorio se celebró de manera virtual el 10 de marzo de 2021.

 

Print Friendly, PDF & Email
Share