Jóvenes se las ingenian en el Campamento de Verano de la Escuela de Arquitectura de La Católica.

Los jóvenes participantes trabajaron en una competencia de estructuras lineales para medir la altura y la resistencia. De izquierda a derecha: Fionna Banchs Ríos, Christian Bermúdez García, Paola Monllor Torres y José González Villafañe.

Los jóvenes participantes trabajaron en una competencia de estructuras lineales para medir la altura y la resistencia. De izquierda a derecha: Fionna Banchs Ríos, Christian Bermúdez García, Paola Monllor Torres y José González Villafañe.

Diseño,  composición y  tecnología tridimensional en el mundo de la Arquitectura cautivaron a un grupo de jóvenes de escuelas intermedias y superiores.   Los chicos participaron del campamento de verano “Taller Creativo Digital” que ofreció la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico durante el mes de junio.

Los participantes  colaboraron en talleres  en los que estimularon su creatividad.

El estudiante del Colegio Episcolap Santísima Trinidad, José González Villafañe diseñó una casa para el Papa Francisco.

El estudiante del Colegio Episcolap Santísima Trinidad, José González Villafañe también diseñó una casa para el Papa Francisco.

 

 

 

José González Villafañe de 14 años  describió el ArquiCamp 2015 como “increíble”, mientras que para Carolyn Colón de 17 años, fue “espectacular”. Así como estos jóvenes, otros 27 coincidieron en que “el campamento es único, dinámico, educativo y divertido. Te tratan como a un adulto”.

De acuerdo con el profesor de Arquitectura a cargo del campamento, Ricardo Miranda,  “Los exponemos a trabajar en equipo, les enseñamos a colaborar con gente que no piensa igual que ellos.  Eso es una destreza para toda la vida”.

El profesor Ricardo Miranda apoya a los jóvenes.

El profesor Ricardo Miranda apoya a los jóvenes.

Por su parte, el profesor de Arquitectura, Alejandro Excia, director del Taller de Fabricación, afirmó “La perspectiva del programa ofrece conocimientos básicos de dibujo, composición y diseño.  Además,  refuerza los conocimientos en la tecnología digital, incluso, preparan maquetas a mano y en formato digital”.

Asimismo explicó que otra enseñanza importante que se llevan los jóvenes, entre las edades de 13 a 18 años, es “aprender a desarrollar la creatividad, lejos del concepto de las musas, porque la creatividad es un proceso del pensamiento. El proceso creativo no es lineal, es una disciplina que aborda nuestros errores.  Es vital integrar  lo que aprendemos del error, a la solución del problema.  La arquitectura te ayuda a salir del comfort zone.  Te da otra perspectiva”, explicó.

Entre los proyectos del campamento, se estudiaron estilos de varios arquitectos.  Cada chico construyó una casa de pájaros siguiendo el estilo del arquitecto que escogieron.

JAT_9995La creatividad se adueñó de José Gónzález, quien construyó una casita redonda enmarcada en el estilo del arquitecto Segundo Cardona.

Carolyne Colón Colón del Colegio Mercedario San Judas Tadeo de Ponce trabajó una cada de pájaro, inspirada en la arquitecta “Lina Bo Bardi”.

 

 

 

La pasión por la arquitectura ha movido a Carolyn Colón a estudiar esta disciplina.  En agosto próximo iniciará sus estudios en la Escuela de Arquitectura de la PUCPR.  La joven resaltó que con la tecnología de avanzada con que cuenta la Escuela, “cualquier idea que tengas en tu imaginación, la puedes convertir en realidad”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Share