“Un filósofo, profesor y un hombre de fe”

Rememoran la gesta del erudito Andrés Rodríguez Rubio

 

Un laico intelectual, un laico filósofo, profesor y un hombre de fe”, así describió el obispo auxiliar de la diócesis de San Juan, padre Tomás González, a su profesor y amigo por siempre, Dr. Andrés Rodríguez Rubio. El académico, con su sólida formación en filosofía, fue pilar en el pensamiento filosófico y en la formación de seminaristas en Puerto Rico. 

El decano de Artes y Humanidades de la PUCPR, Rev. padre Juan Luis Negrón, también destacó sus grandes aportaciones a la academia y a la Iglesia.  “A Andrés Rodríguez Rubio lo conocí personalmente cuando me nombraron rector del Seminario Regional San Juan Bautista en San Juan.  Él ofrecía allí clases de filosofía y tenía  un compromiso muy especial con la iglesia puertorriqueña.  Era de Chile, pero  él hizo de su vida en Puerto Rico un compromiso con la educación superior universitaria.  Era un hombre también de ferviente fe católica”, dijo a Huellas del Futuro Informa.

Por su parte, el presidente de la PUCPR, Dr. Jorge Iván Vélez Arocho sostuvo “Era impresionante y conmovedora la claridad de pensamiento que tenía de lo que significaba la dignidad del ser humano. El Dios que se ha encarnado en nuestra naturaleza y que esta naturaleza nuestra es la naturaleza de todos los seres humanos. Entonces, siempre su acercamiento era a la dignidad del ser humano, a que había que valorar la obra de Dios que se daba en cada persona. Entonces se le iluminaba su rostro, cuando hablaba del ser humano”.

El Dr. Andrés Rodríguez Rubio nació en Chile y pisó suelo boricua en 1965. Previamente, el Dr. Rodríguez Rubio había obtenido, en 1963, el título de Profesor de Filosofía de la Pontificia Universidad Católica de Chile.  Ese mismo año el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid le otorgó una beca para sus estudios doctorales en la Universidad Complutense de Madrid, título que obtuvo en 1965 con apenas 25 años.

Es entonces que, en agosto de 1965, llega a la Universidad Católica como profesor de filosofía.  Aquí se desempeñó en diversos cargos administrativos entre 1966 y 1977 e incluso fue nombrado vicepresidente de Asuntos Académicos. En muchos de sus estudiantes dejó sembrada la semilla del amor por la filosofía.

 “Yo lo conocí cuando era seminarista en 1969.  Me daba clases de filosofía, estética, y filosofía contemporánea.  Yo creía que no entendía esto tan complejo. Y entonces, cuando entregué el trabajo, me dice  ‘Sí, usted entiende perfectamente eso´.  Así que me estimuló a estudiar filosofía”, afirmó el abad padre Oscar Rivera.

El presidente explicó “Esa posición particularmente le permitió poder moldear la formación en el Colegio de Artes y Humanidades, desde esa plataforma de la Vicepresidencia de Asuntos Académicos. Así que los currículos de nuestra Universidad que hoy están llenos de formación teológica, filosófica, es obra en gran medida de Andrés Rodríguez Rubio cuando ocupó esa Vicepresidencia. Y dejó muchos amigos en la Facultad de arte y Humanidades”.

Fue un prolífico autor.   Entre sus libros se encuentran Estética de la Juventud; Ética de la Empresa para empresarios y profesionales; Globalización, pensamiento crítico y pedagogía de la liberación; Ethica Nova; El ser humano desde la perspectiva filosófica; El sentido de lo humano; El problema de la Verdad y Filosofía del Hombre: Introducción a la Antropología Filosófica.  Asímismo, el académico presentó uno de sus libros en la PUCPR en 2016 titulado La mujer en el corazón de Jesús. 

Print Friendly, PDF & Email
Share