Skip to content

Huellas del Futuro

SENADOR ESTUDIANTIL ENVÍA MENSAJE DE CUARESMA.

Por:  Camilo Ramírez Rodríguez, Senador Estudiantil

Estamos viviendo en tiempos que están afectando la sociedad en la que vivimos.  Lo que se observa en todos lados está en contra de lo que Jesús desea para nosotros.

Estamos en la Cuaresma, un momento en el que debemos reflexionar sobre nuestras acciones.  A veces la sociedad en la que vivimos desorienta nuestros caminos y nos desvía de la verdad que debemos seguir. Esto es lo que nos hace susceptibles a seguir por caminos equivocados, caminos que no son los que Dios nos ha señalado.

Nuestra forma de pensar está manipulada por otros que no buscan el bien.  Es por esto que debemos buscar qué es lo que Dios quiere de nosotros e imitar a Dios para acercarnos a la perfección.

En esta Cuaresma, debemos vivir plenamente al servicio de Dios. Démos amor, porque “El odio despierta contiendas, pero el amor cubre todas las faltas.” (Proverbios 10,12) Olvidemos todo aquello que nos haga daño y perdonemos a nuestro prójimo.

Practicar la caridad es fuente de paz para el corazón, el espíritu y el alma. Podemos practicarla ayudando a los desamparados y enseñándoles el rostro de Jesús. Mostrarles lo bueno que Dios es les develará, tanto al prójimo como a nosotros, el buen pastor que es Jesús con sus ovejas.

El combatir todo pensamiento que vaya en contra de Dios es una forma de mejorar nuestras vidas.  El ejemplo más vivo es el pensamiento de que la vida es una y hay que vivirla.  Sí es cierto que la vida es una y hay que vivirla a plenitud, pero con el propósito de alcanzar el premio que Dios nos regala, que es la vida eterna.

Dejemos  nuestras cargas a Cristo, “Venid a mí todos los que estáis fatigados y cargados y yo los haré descansar.” (Mateo 11,28) Dejarle nuestros pesares es lo mejor que podemos hacer.  El puede guiarnos en nuestra vida y, sobre todo, hacer que nuestra carga sea ligera y llevadera.

Hagamos la penitencia, hagámoslo todo por Cristo, puesto que Él lo dio todo por llevar el mensaje de su Padre. Nos enseñó a dar la vida por un amigo. Pero la pregunta es, ¿darías tú la vida por tu prójimo?  “Por tanto, al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, eso le es pecado.”(Santiago 4,17)  Esto nos indica que debemos practicar el bien y ayudar al prójimo.  Seamos personas que llevemos la verdad a los demás.

Finalmente, “Bienaventurados los que hacen la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.” (Mateo 5,9) Llevemos el mensaje, seamos mensajeros de paz, de amor y transmitamos la verdad que Dios quiere llevar. En esta Cuaresma y Semana Santa seamos lo que Dios espera de nosotros, que seamos amorosos e hijos fieles a la verdad que es la única que ha prevalecido y seguirá prevaleciendo hasta la eternidad. Que Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nos iluminen ahora y siempre.

 

Print Friendly, PDF & Email
Share