II Certificación en Responsabilidad Pública y Gobernanza continúa con  conversatorio Ética y Gobernanza.

 

La lenta respuesta del gobierno ante las emergencias que ha vivido Puerto Rico; el retraso y la cuestionable distribución de fondos para atender las necesidades de las comunidades; la ineficiencia burocrática en la otorgación de los beneficios de desempleo; la falta de medidas salubristas, específicamente en la compra de pruebas y reactivos para contar con  datos actualizados y correctos de los contagios por COVID-19; el rastreo de casos; y el manejo de suministros y recursos ante los desastres de los últimos años son solo algunos de los  desaciertos del gobierno ante los múltiples desastres acontecidos en los pasados meses.  Este escenario devela la realidad actual, un modelo de gobernanza que ha sido muy pobre, que no atiende a los sectores más vulnerables y que requiere de acciones éticas contundentes.  Así coincidió hoy un grupo de expertos durante el conversatorio Ética y Desastres que forma parte de la II Certificación en Responsabilidad Pública y Gobernanza  que ofrece la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR).

 

Para la alcaldesa de Loíza, Julia Nazario Fuentes, la ética de dependencia es un asunto protagónico en su agenda.  Afirma, tras los huracanes Irma y María, haber creado un plan para unificar las comunidades, que ha sido clave en impulsar importantes proyectos de respuesta en su Municipio.  La pobreza en Puerto Rico ha existido siempre y  la veíamos, pero fue develada a todos luego del paso de los huracanes Irma y María.   De hecho, al día de hoy tenemos gente viviendo bajo toldos plásticos y con otras necesidades, como el desempleo y manejo de la pandemia.  Por eso, se debe trabajar en equipo para mover a la gente a la autosuficiencia, a que puedan avanzar con sus propias fuerzas, personales y comunitarias.  La única forma de seguir adelante es activar las comunidades para trabajar juntos y no esperar a que el gobierno central nos resuelva todo.  Con los huracanes, en los temblores y ahora en la pandemia, en todas las emergencias, tenemos que incluir a la gente, a los líderes comunitarios, a la Iglesia, en cada uno hay un proceso de educación”, dijo.  Para la alcaldesa la responsabilidad de los que advienen al poder es enorme, porque sus acciones denotan si llegaron para servir o para lucrarse.   “El poder no es para lucrarse sino para servir.  Hay una línea fina entre lo correcto y lo incorrecto. Por ejemplo, dónde quedan mis principios morales si ahora yo salgo con una campaña política cuando ha sido continua mi insistencia de que las personas no se reúnan, que guarden la distancia y que se cuiden.  Aqui esta tambien la ética.   Tenemos una gran responsabilidad para servirle al pueblo.”

Al prestigioso panel virtual se unió la Dra. Waleska Sanabria, antropóloga y directora del Departamento de Ciencias Sociales de la PUCPR y el P. Dr. Jorge Ferrer, director del Departamento de Teología de la PUCPR y experto en Bioética.

“Aunque los eventos naturales de riesgo normalmente afectan a todos los residentes de una región, rara vez los afectan a todos de la misma manera. Los grados de vulnerabilidad social se distribuyen de manera desigual en la mayor parte de las sociedades. La vulnerabilidad social es el resultado de la distribución de poder, la riqueza y la posición social. Su distribución desigual plantea un problema de justicia social.   Mi propuesta para lograr justicia social es la protección y promoción efectiva de los derechos humanos fundamentales.  La promoción de la justicia social es la primera prioridad para disminuir la vulnerabilidad social.  También, estar atento a los determinantes sociales de la salud”, dijo el experto en Bioética.

Desde el enfoque antropológico, la Dra. Waleska Sanabria analizó los desastres, los riesgos, el cambio climático, la vulnerabilidad y la adaptación en el contexto de las transformaciones sociales, económicas, políticas y culturales.  “Tenemos que tomar en consideración  esto desde las dinámicas estructuradas en las  distintivas crisis espacio-temporales.  En este sentido, el conocimiento antropológico busca analizar las interpretaciones que se construyen en los lugares y espacialidades donde se han experimentado los eventos catastróficos naturales y su impacto en las comunidades o grupos subalternos.  El impacto de las actividades humanas se hace evidente en la atmósfera, geología, hidrología, biósfera, así como en otros sistemas en los que se integran todos los ecosistemas de la Tierra.  El cambio climático afecta las determinantes sociales y ambientales de la salud”, explicó .

La II Certificación en Responsabilidad Pública y Gobernanza: capacitación para el liderato y la acción política se ofrece libre de costo en modalidad virtual todos los martes a las 7:00 p.m. y los sábados a las 10:00 a.m.  Presenta estrategias en áreas medulares como  acceso a la salud, trabajo y justicia, aspectos políticos, el lograr un desarrollo humano integral y la capacitación a los líderes políticos.

Puede disfrutar de los conversatorios a través de Facebook y Twitter de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (@PUCPR1); pucpr.edu/live y el canal de Huellas del Futuro de la PUCPR en YouTube.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Share