Con la mentoría de profesor de la Escuela de Arquitectura de La Católica, estudiante recibe premio por investigación sobre materiales resistentes a terremotos

 En el futuro, se podrían utilizar bloques de construcción resistentes a la oscilación de un terremoto para salvar vidas, y esto sería posible según el estudio del estudiante puertorriqueño Antoine Díaz Banchs de  la escuela Thomas Armstrong Toro.  Díaz Banchs fue reconocido por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOOA).

Antione trabajó bajo la mentoría del profesor Ricardo Miranda-Pérez del Laboratorio de Fabricación (FabLab EA) y el arquitecto e ingeniero José Pagán-Parés, director de la unidad de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR).

Según el arquitecto Pagán Parés “la NOOA reconoció al estudiante con el premio Taking the Pulse of the Planet”. Este reconocimiento se les otorga a jóvenes cuyas investigaciones hayan demostrado los principios y las innovaciones tecnológicas que ofrezcan el mayor potencial para la creación de un mejor entendimiento de la presencia dinámica del planeta.

“Este premio fue una gran sorpresa y un honor por ser la NOOA una organización de tanto prestigio mundial. Es una motivación para seguir adelante con investigaciones y estudios para que desde Puerto Rico estemos creando soluciones para problemas que impacten a nivel mundial.  Estoy agradecido de mis mentores de La Católica que me animaron y me inspiraron”, dijo el estudiante de 18 años.

Los mentores del estudio de Díaz Banchs explicaron que la investigación se basa en utilizar lo que se conoce como “la sección áurea, o división armónica de un segmento en media y extrema razón”. La llamada “proporción phi” une varios elementos que establecen una relación del tamaño y la proporción de los materiales. Esta combinación se utilizaría para crear bloques de construcción más resistentes a la oscilación de un terremoto.  Al utilizar estos bloques en la construcción de edificios, estos serían más resistentes a los impactos de un sismo”, explica el estudio.

El director de la unidad en la Escuela de Arquitectura de la PUCPR sostuvo que “una estructura apropiadamente diseñada no necesita ser extraordinariamente fuerte o cara.  Las más poderosas y costosas herramientas para la ingeniería sísmica son las tecnologías de control de la vibración y, en particular, el aislamiento de la base o cimentación”.

Como parte del estudio, se hizo una maqueta experimental y se proyecta identificar los recursos para la construcción de edificios utilizando esta combinación de elementos. Además, los profesores explicaron que los principales objetivos de la ingeniería sísmica son entender la interacción entre los edificios y la infraestructura pública con el subsuelo; prever las potenciales consecuencias de fuertes terremotos en áreas urbanas y sus efectos en la infraestructura; y diseñar, construir y mantener estructuras que resistan a la exposición de un terremoto más allá de las expectativas, en total cumplimiento.

Print Friendly, PDF & Email
Share