Momento para reflexionar en lo positivo y lo negativo

Por: Celimer M. Torres

Se acerca una de las celebraciones predilectas de los puertorriqueños: el Día de Acción de Gracias.  Con esta celebración se da inicio a las festividades navideñas y a todo lo que ello implica.  Pero, ¿realmente se le está dando el significado correcto a este día?

Según la Dra. Norma Jean García, psicóloga clínica y supervisora de prácticas en la Clínica Interdisciplinaria de Servicios a la Comunidad, esta celebración “va más allá de la comida”.   “La verdadera esencia de dar gracias va mucho más allá del tan famoso pavo. Debemos aprovechar y tomar un momento para reflexionar sobre las situaciones positivas y negativas que hemos tenido durante el año.  Las experiencias positivas debemos verlas como logros y bendiciones y las negativas las podemos transformar en experiencias de aprendizaje. Por lo tanto el dar gracias es muchas veces un proceso personal y también de comunidad” explicó García.

Sin duda la acción de dar gracias incluye el compartir y la unión de la familia.  Para promover la integración de la familia la psicóloga recomienda reunirse como familia y compartir vivencias. “Lo más común ese día es tener el almuerzo o cena de acción de gracias,  pero más allá de eso deberíamos reunirnos como familia y compartir algún aspecto positivo y uno negativo que hayamos tenido durante el año, incluyendo también a los pequeños. Si hay niños en el hogar ellos pueden hacer un pequeño programa con algunas canciones que hayan aprendido en la escuela y así los integramos a la celebración” sostuvo la doctora García.

El aspecto espiritual es esencial en esta celebración. Para esta integración la doctora propone que los niños hagan la oración de bendición de los alimentos. “Los niños pueden estar involucrados activamente poniéndolos a  hacer la oración y así  aprovechar el momento y explicarles el significado real de este día.  Otro modo de fortalecer la parte espiritual es  comenzar la reunión familiar   asistiendo todos juntos a la Iglesia  ya que las parroquias ofrecen Misas durante ese día” exhortó García.

Sobre qué cosas se deben evitar en el compartir con los seres queridos la experta en conducta humana recomienda disminuir el uso de la tecnología.  “La tecnología es un elemento que hoy afecta la unión familiar ya que físicamente estamos juntos, pero mentalmente no. Se pudiera incorporar  una regla que durante la cena los celulares estén en una canasta y el primero que lo tome antes de terminar lava los platos” sugiere García. Otro “enemigo” de la celebración es el consumismo.  “Este es el enemigo número 1 de esta celebración. El día de acción de gracias se ha convertido en el día de prepararse para salir de compras en la madrugada, pues los especiales empiezan. Muchas familias tienen que dividirse ya que entran a trabajar de madrugada y no pueden compartir de esta celebración con sus familiares” abundó la psicóloga.

“Lo importante es pasar tiempo en familia. Tenemos que evaluarnos como familia y reconocer nuestras situaciones reales y dar gracias por ser diferentes y por haber tenido situaciones difíciles y todavía estar en pie y juntos” finalizó la doctora García.

Print Friendly, PDF & Email
Share