Tropa Pionero 411 impacta áreas insignes de La Católica

Conquistar el rango más elevado de un scout trae consigo un riguroso nivel de liderazgo, disciplina y compromiso con el servicio comunitario.  Ese sentido de satisfacción por avanzar a grandes pasos en la Tropa Pionera 411 lo alcanzaron los jóvenes Luis Figueroa Ortiz y José Enrique Pérez González.   Ambos scouts rehabilitaron zonas importantes del recinto de Ponce de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico como parte de sus proyectos de Escucha Águila, requisito estándar para el rango más alto de la Tropa.

El área de la Virgen fue renovada.

“El proyecto es requisito para demostrar la madurez y habilidad mediante un proyecto de impacto comunitario.  EL proyecto debe ser de envergadura y servir de ayuda y beneficio para una comunidad o institución sin fines de lucro.  Yo decidí hacer mi proyecto aquí en la Universidad porque, desde pequeño, he venido todos los viernes como parte de la Tropa”, expresó Luis Figueroa, quien impactó el área de la Virgen del Centro de Estudiantes.

“Muchos me preguntaban dónde estaba la Virgen en la Universidad.  Yo decía al frente del Centro de Estudiantes, así que con mis padres y algunos miembros de la Tropa rehabilitamos el área de la Virgen.  Trabajé limpiando la tierra, colocamos piedras blancas, lo nivelamos, pintamos la Virgen de blanco así como las rejas.  Y sembramos arbustos.  Le añadimos dos focos arriba y atrás con una linea de luz para que se disfrute en la noche.  Incluso, nos percatamos que estamos en una especie de media luna que comienza con la tarja en memoria de las víctimas de aborto y termina con el busto de Manuel Gonzalez Pató.  Así que restauramos la tarja y pintamos el busto.  La placa del busto no se leía bien, por lo que, a través del presidente, el  periodista Pepén Fernández conseguimos el mensaje y develamos hoy la placa”, explicó el joven escucha.

Igual ocurrió con el escutista José Enrique Pérez González.  Según relató durante la presentación oficial del proyecto, siempre caminaba con la Tropa por el área del edificio Valdés y notaba que la zona necesitaba una transformación.  Así que apostó a renovarlo como parte de su proyecto requisito de Escucha Águila.

“Quise rehabilitar esta área  para que sea un lugar acogedor para almuerzos y encuentros.  El escucha siempre listo y manos a la obra.  Lijamos y pintamos los pasamanos, limpiamos y pintamos las mesas, se trabajó la verja en el área de servicio, colocamos piedras, pintamos el mural y hasta zafacones artesanales . Este es el resultado final.  Aquí le dejo mi legado a la Institución, espero que lo cuiden y lo disfruten”, resaltó José Enrique al develar la placa en el área.

Por su parte el presidente, Dr. Jorge Iván Vélez Arocho expresó “ Luis y José Enrique, muchas gracias, estos dos proyectos son legados para la Universidad.  Que esto ocurra en esta fecha es muy significativo porque el 25 de enero de 1991 a esta Universidad se le otorgó el título de Pontificia y celebramos el trigésimo aniversario de esa distinción. Es un mensaje de esperanza y de ilusión, la cantidad de personas que disfrutarán de estos lugares tan bonitos.  Son un legado para la comunidad universitaria y amigos de La Católica¨.

El evento se celebró el 6 de febrero de 2021.

 

El escutista José Enrique Pérez González renovó el área del edificio Valdés.

José Enrique Pérez González además trabajó zafacones artesanales en el área.

Luis Figueroa Ortiz rehabilitó el área de la Virgen frente al Centro de Estudiantes.

Luis Figueroa Ortiz develó la nueva placa en el busto de Manuel González Pató.

 

Más fotos de este evento:  https://fotogalerias.pucpr.edu/febrero-2021/

Print Friendly, PDF & Email
Share