Los encuentros se dieron de manera presencial y virtual para dar respuesta a los nuevos desafíos de la Iglesia.

En la ciudad de México dieron inicio oficialmente los eventos de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe.  El domingo 21 de noviembre de 2021 marcó el comienzo de estas actividades que se presentaron de manera presencial y virtual para unir a toda la Iglesia.  El evento culminó el 28 de noviembre de 2021.

Foto: PRENSA CELAM

Foto: PRENSA CELAM

Bajo el lema Todos somos discípulos misioneros en  salida, la Iglesia en América Latina y el Caribe se unió, en un discernimiento profundo con el fin de  responder a la pregunta: ¿Cuáles son los nuevos desafíos a la luz de la V Conferencia  General de Aparecida, los signos de los tiempos y el Magisterio del papa Francisco?

La Asamblea comenzó con la Eucaristía en la Basílica de Guadalupe presidida por Mons. Miguel Cabrejos, OFM, presidente del CELAM.  El lunes 22 de noviembre se celebró el acto inaugural.

“Esta primera Asamblea Eclesial inaugura un nuevo organismo sinodal en el ámbito continental; sitúa la colegialidad episcopal en el seno de la sinodalidad eclesial”, sostuvo Mons. Miguel Cabrejos, presidente del CELAM.

Por su parte el secretario adjunto al CELAM, Pbro. David Jasso expresó “Esta Asamblea Eclesial es expresión de un kairós de Dios.  Un tiempo propicio para llevar adelante los sueños discernidos por el Pueblo de Dios, pero también, las llamadas del Espíritu Santo que tuvieron eco en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida, de la que hacemos memoria agradecida”.

Puerto Rico se unió esta Asamblea con la participación del obispo de la diócesis de Ponce y gran canciller de la PUCPR, P. obispo, Rubén González Medina.  El líder religioso compartió su reflexión y testimonio como asambleísta en un panel.

P. Rubén Antonio González expresó  “Me pareció genial la idea de una Asamblea Eclesial con una participación activa de todo el pueblo de Dios.  Es uno de los grandes frutos de la quinta conferencia del episcopado latinoamericana y del Caribe.  Iglesia discípula misionera, en la que todos juntos, consagrados y pastores, nos escuchamos y buscamos juntos las pistas que necesitamos para evangelizar en este nuevo milenio, como Iglesia en salida misionera. Para lograr esto, mi experiencia en nuestra diócesis, elegimos un equipo que coordinara, junto con el vicario pastoral, las acciones pertinentes para poder sensibilizar y realizar la consulta propuesta en las diversas instancias.  Sobre todo, invitamos al pueblo de Dios a orar.  Ha sido un tiempo intenso de diálogo.  ¿Qué fue lo que más me ha tocado? El deseo de participar de nuestros laicos y la alegría de nuestra gente al saber que la metodología que se iba a implementar, pese a las dificultades, nos brindaba a todos: agentes de pastoral y a la gente de las comunidades, una oportunidad única de participar en este proceso histórico de nuestra Iglesia latinoamericana y del Caribe.  Se les nota el entusiasmo contagioso, la alegría de saber que participamos juntos.  Me siento contento y lleno de esperanzas.  !Animo, vivamos intensamente esta Asamblea Eclesial porque todos somos Discípulos misioneros en salida!”.

Asambleístas presenciales

En el evento también participaron, de manera virtual, el presidente de la PUCPR, Dr. Jorge Iván Vélez Arocho y su esposa, Digna Hernández, así como el decano del Colegio de Artes y Humanidades, Rev. P. Dr. Juan Luis Negrón y otros representantes de la Universidad.

El Dr. Vélez Arocho señaló “La Asamblea Eclesial busca responder a la siguiente pregunta: ¿Cuáles son los nuevos desafíos para la Iglesia en América Latina y el Caribe, a la luz de la V Conferencia General de Aparecida, los signos de los tiempos y el Magisterio del papa Francisco, tanto para la Primera Asamblea, como en el camino hacia los jubileos guadalupanos de 2031 y el de la Resurrección de 2033? En esa búsqueda, el proceso de celebración de la Asamblea tiene los siguientes objetivos:  reavivar la Iglesia de una nueva manera, presentando una propuesta reformadora y regeneradora;  ser un evento eclesial en clave sinodal, y no solo episcopal, con una metodología representativa, inclusiva y participativa; hacer posible una relectura agradecida de Aparecida para gestionar el futuro; ser un hito eclesial que pueda relanzar los grandes temas aún vigentes que surgieron en Aparecida y retomar temas y agendas impactantes. Es un kairós, un signo compartido con otros continentes del que pueden brotar muchos frutos”.

Para todas las noticias visita:   https://asambleaeclesial.lat

Print Friendly, PDF & Email
Share