Estudiantes Pioneros se convierten en mentores de estudiantes de escuelas públicas del país.


Jalibeth Rodríguez Rivera
De acuerdo con datos oficiales del Departamento de Educación, el 15 % de los niños que estudian primer grado en el sistema público del país, no logra promocionar de grado.  A este cuadro se le suman estudios publicados por la organización Fondos Unidos de Puerto Rico, en los que reflejan que el 48% de los niños que comienzan kínder, no continúan sus estudios hasta terminar el cuarto año de escuela superior.

Metsy Muñiz, es estudiante del recinto de Mayagüez y se destacó como mentora de una comunidad de Añasco.

Metsy Muñiz, es estudiante del recinto de Mayagüez y se destacó como mentora de una comunidad de Añasco.

Por esto nace  Uno a Uno, un programa de mentoría que brinda apoyo académico y emocional a estudiantes de nivel intermedio para evitar la deserción escolar y transformar la vida de los niños.   Como clave para el éxito, impulsa una red comunitaria constante.

“El éxito del programa se debe al esfuerzo y la unión de toda la comunidad, la escuela, la familia, los maestros, las empresas, las iglesias y las universidades.  Todo el mundo se engancha en este programa para ayudar a los estudiantes en su progreso académico y personal”, sostuvo Soraya Sesto,  presidenta de Casa Grande, organización que desarrolló Uno a Uno.

Los estudiantes de los tres campus de La Católica se unieron a esta iniciativa que ya se ha extendido a diversos puntos del país.

Paola Rivera, estudiante de tercer año de Ciencias Biomédicas del recinto de Ponce, ofreció, de manera voluntaria, las tutorías a un estudiante en una comunidad de Ponce.  Lo ayudó con los módulos remediativos del Departamento de Educación durante este semestre totalmente en línea.

“Estuve trabajando con Christopher de octavo grado las clases de ciencias, matemáticas,  inglés y estudios sociales.  No tenía ninguna otra manera de recibir ayuda porque el horario de trabajo de su mamá  no le permitía estar en su casa.  Así que este programa fue lo único que él tenia para terminar  y graduarse”, dijo Paola.

Mientras, Metsy Muñiz, estudiante de la Escuela Universitaria de Turismo, Hotelería y Artes Culinarias del recinto de Mayagüez indicó que ya lleva dos años siendo parte de Uno a Uno.  Esta vez ayudó a dos estudiantes.

“Yo las conocí personalmente y compartí con ellas.  Y más allá  de estudiar, les llevaba juegos de mesa, nos hacíamos un compromiso, les decía ‘ustedes estudian y hoy jugamos’.  Era otra manera de apoyarlas”, contó la Pionera.

Mira el videorreportaje.

Print Friendly, PDF & Email
Share