El foro formó parte del itinerario de eventos del Observatorio de Sociedad, Gobernanza y Políticas Públicas

Un grupo de expertos participó en un conversatorio sobre la importancia de los sistemas de mérito como mecanismos para combatir la corrupción. El foro fue la segunda actividad formativa organizada por el Observatorio de Sociedad, Gobernanza y Políticas Públicas de la Institución. El panel estuvo compuesto por el Lcdo. Gregorio Montero Montero, exsecretario general del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD) y exviceministro de función pública de la República Dominicana; el maestro José Joaquín Arguedas, exdirector de Servicio Civil de Costa Rica; y el Dr. Hernán A. Vera, catedrático de Administración Pública y director del Observatorio de Sociedad, Gobernanza y Políticas Públicas de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico.

El Lcdo. Montero Montero expuso el contexto en el cual operan actualmente los sistemas de mérito o de función pública en nuestra región.  Entre las variables contextuales referidas por el conferenciante se destacó la dejadez o incapacidad de los Estados de la Región Iberoamericana para implantar oportunamente procesos de modernización y fortalecimiento del Estado lo cual, a su entender, ha pasado factura a la hora de enfrentar la crisis generada por el COVID -19.  A este respecto señaló  “No fue que el COVID trajera problemas a nuestras administraciones públicas, esos problemas estaban ahí, el COVID los ha ´desnudado´, los ha evidenciado y  ha desacreditado  a los organismos públicos porque no hemos hecho lo que hemos debido hacer con los procesos de reforma y modernización del Estado y la Administración Pública.”

Por otro lado, con respecto de los sistemas de mérito destacó que estos, además de promover la sana administración pública, deben tener un enfoque ciudadano-céntrico, en el cual los empleados públicos, además de vigilar por sus derechos y condiciones de trabajo, aporten significativamente a mejorar la calidad de vida y a aumentar la felicidad de los ciudadanos. En relación con el combate a la corrupción indicó que, sin una profesionalización de la función pública en los países, se debilita la institucionalidad y se abre la puerta a la incompetencia y a la corrupción.

Por su parte, el maestro José Joaquín Arguedas describió el desarrollo del sistema de función pública de Costa Rica. Mostró la legislación, normativas y estructuras que configuran el sistema de función pública en ese país, así como su evolución a través del tiempo. Surge de su ponencia que Costa Rica ha alcanzado grandes avances en la profesionalización de su administración pública, lo cual queda evidenciado en los puestos que ha ocupado en mediciones o barómetros internacionales tales como la Encuesta de Expertos en Calidad de la Gobernanza del BID – OCDE, en la cual el país centroamericano obtuvo el tercer lugar en América Latina, luego de Uruguay y Chile.  El experto destacó, sin embargo, algunos problemas que aquejan al servicio civil costarricense tales como un sistema de servicio civil que aplica desde 1953 únicamente al poder ejecutivo de ese país centroamericano, lo cual deja fuera de su cubierta a cerca del 70% del personal del Estado costarricense.  Esto supone un gran reto para el logro de una administración pública profesional y eficiente y deja la puerta abierta para la intromisión político-partidista en la administración pública. Con respecto del espíritu de lucha que se debe manifestar a la hora de promover los sistemas de mérito y la profesionalización de la administración pública, señaló “Cual mito de Sísifo, debemos seguir empujando la piedra cuesta arriba, aunque tengamos que volver a menudo a sacarla, desde el fondo del abismo.”

Por último, Vera Rodríguez expuso sobre las etapas de origen, esplendor y crisis del sistema de mérito en Puerto Rico. Destacó la alta politización existente en las esferas políticas y gubernamentales de Puerto Rico, así como  la proliferación de las ideas neoliberales entre la clase política del país entre las razones que han propendido la crisis del sistema de mérito. En contraposición, presentó algunas recomendaciones para mejorar el sistema de mérito en Puerto Rico tales como la creación de un sistema de mérito para el poder legislativo; la creación de una escuela judicial en la cual se preparen los jueces del país quienes serían nombrados a base de sus méritos y no de su afiliación política;  y la creación de un sistema profesional de alta dirección pública en sustitución de un gran segmento de los empleados de confianza en el poder ejecutivo.

Al final de su exposición, el catedrático de administración pública y director del Observatorio planteó “El fortalecimiento del sistema de mérito del país es uno de los mecanismos que más nos ayudarían a erradicar prácticas ajenas a la sana administración pública tales como el clientelismo, el nepotismo, el amiguismo y el compadrazgo, realidades ajenas a la sana administración pública y muy relacionadas con los altos niveles de corrupción existentes en el país”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Share