Skip to content

Huellas del Futuro

Exalumno es el nuevo obispo auxiliar para la arquidiócesis de San Juan.

Padre Alberto Figueroa Morales fue nombrado por papa Francisco.

Papa Francisco anunció recientemente el nombramiento del sacerdote Alberto Figueroa Morales como obispo auxiliar de la arquidiócesis de San Juan.
(foto cortesía de El Visitante)

El arzobispo metropolitano de San Juan, monseñor Roberto González Nieves informó que el papa Francisco anunció recientemente el nombramiento del sacerdote Alberto Figueroa Morales como obispo auxiliar de la arquidiócesis de San Juan.

“Hoy, con profunda alegría, comunico a todo el pueblo Santo de Dios, que el papa Francisco, nombró al reverendo padre Alberto Figueroa Morales como obispo auxiliar de San Juan de Puerto Rico. El padre Alberto se convierte en el primer puertorriqueño en ser nombrado obispo para una diócesis en Puerto Rico por este tan querido papa. El obispo electo pasa a ser el prelado más joven de la actualidad en nuestra jurisdicción. Es un motivo singular de alegría, que nos ha obsequiado el papa Francisco con la noticia del nombramiento de un nuevo obispo, sucesor de los apóstoles. Hoy damos gracias al papa Francisco por este don, por esta solicitud paternal y por manifestarnos a través de este hecho su cercanía de pastor para con nuestro pueblo”, sostuvo el arzobispo.

El nuevo obispo auxiliar es egresado de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico. Padre Alberto Figueroa Morales ingresó a la Institución en el 1981 y obtuvo un Bachillerato en Filosofía.

Tras completar el noviciado, hizo profesión temporal en 1985. Comenzó estudios de teología en el Centro de Estudios de los Dominicos del Caribe (CEDOC) en Bayamón. En 1986 recibió la dispensa de los votos temporales y entró al seminario diocesano Jesús Maestro de la diócesis de Arecibo. Tras completar sus estudios de Teología en la Universidad de Navarra recibió la ordenación diaconal en 1989 y el 2 de junio de 1990 la ordenación sacerdotal de manos de Mons. Ulises Casiano, administrador apostólico de la Diócesis. Su primera asignación fue como vicario de la catedral de Arecibo.

“Esta responsabilidad es una de mucha ilusión sobre todo porque el episcopado es la plenitud del sacerdocio, y recuerdo cuando estudiaba en el seminario que nuestros profesores nos decían que la Iglesia necesita “sacerdotes sacerdotes”, es decir, que no tengan otra aspiración ni deseo que la de ser felices como sacerdotes en esta vocación que es capaz de dar plenitud y sentido a toda la vida. En la Católica viví tres años intensos de educación universitaria como seminarista. Allí hice mi bachillerato en filosofía que me permitió realizar la teología y otros estudios. Pero la Universidad Católica fue algo más que un lugar para sacar un título. Fue una verdadera alma mater, es decir, madre nutricia, que proveyó un ambiente ideal para la formación íntegra de quienes en ella estudiamos. Siempre le estaré muy agradecido a la Católica y la recomiendo incondicionalmente como espacio vital de formación universitaria” sostuvo padre Alberto A. Figueroa Morales.

Padre obispo Rubén González, presidente de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña  y gran canciller de la PUCPR  expresó en entrevista con el periódico El Visitante  que el  nuevo obispo auxiliar en la arquidiócesis es un regalo de la Patrona Nacional de Puerto Rico. “Damos gracias a Dios porque el papa Francisco ha nombrado al P. Alberto Figueroa obispo auxiliar de la arquidiócesis de San Juan. Le damos la bienvenida a la CEP. Ha sido un regalo de la Virgen de la Providencia, patrona de todos los puertorriqueños”, sostuvo padre obispo Rubén.

La fecha de la ordenación episcopal del obispo electo se anunciará próximamente, según dijo González Nieves.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Share
Scroll To Top