Instituto de Matrimonio y Familia discute sobre la inteligencia emocional en el contexto familiar

La capacidad de percibir, comprender y evaluar las emociones en el contexto familiar es un factor clave de la inteligencia emocional.  Un enfoque que se puede aprender, fortalecer y mejorar siguiendo determinadas estrategias.  Así lo describió el profesor Jorge Macías, director del Instituto de Matrimonio y Familia el término inteligencia emocional en el contexto familiar durante el conversatorio Dignidad e inteligencia emocional.

El encuentro virtual se celebró el 3 de diciembre de 2020.  “A partir de la idea de que las emociones están presentes en todos los aspectos de nuestra vida y que surgen y desaparecen desde el momento en que nacemos y hasta que morimos, aprendemos a gestionarlas con la ayuda de nuestras capacidades y nuestra inteligencia. El escritor Daniel Goleman, define la inteligencia emocional como ‘la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones’. Entonces, ser inteligente emocionalmente implica no sólo ser consciente de los sentimientos que tenemos y saber identificarlos, sino también de la capacidad para regularlos y decidir proactivamente cómo se quieren gestionar”, explicó el también profesor del Colegio de Artes y Humanidades de la PUCPR.

“Cuando la persona entiende este concepto y forma parte de su vida, es capaz de dominar los procesos emocionales ayudándole a sentir control sobre las circunstancia que vive y los retos que se le presentan dentro del seno familiar, porque la persona será capaz de concienciar sus emociones y decidir cómo va a regularlas logrando así superar con asertividad y creando un ambiente adecuado y saludable en la interacción del día a día de padres e hijos.  Por ello, es importante conocerse a sí mismo, saber identificar las emociones y regularlas en función de una mayor calidad de vida familiar pero, también social, personal, de pareja, etc”, resaltó Macías.

Como parte del conversatorio estuvo el licenciado en Filosofía y Educación Religiosa, licenciado César A. Serrano Zuluaga.

Según el Dr. Serrano Zuluaga, es importante tener en cuenta las dimensiones del ser humano: cognitivo, afectivo y expresivo.  Igualmente, dijo que para lograr la inteligencia emocional se debe tener en cuenta cinco competencias.  “Primeramente la autoconciencia, es decir tomar conciencia de sí mismo, revisar cómo están nuestras emociones a conciencia, darnos cuenta cómo reaccionamos ante los seres que amamos cuando nos molestamos.  La segunda competencia es la autorregulación.  Es importante que empecemos a regular las emociones.  Si una emoción me genero miedo, no debemos permitir que el miedo se convierta en unos sentimientos para siempre. La tercera competencia es la automotivación.  Está en mí buscar la automotivación para el manejo de mis emociones.  Debo yo motivar cambiar las emociones negativas y expresar sentimientos sanos.   Asimismo debemos tener empatía.  Es siempre dejarnos de mirarnos a nosotros mismos.  Estamos siempre mirando hacia adentro, pero la empatía va a mirar al otro desde sus emociones y situaciones reales.  Y Por último, la gestión del cambio para cambiar nuestras emociones”, sostuvo el también catedrático universitario especialista en Formación y Orientación Familiar.

El licenciado Serrano ha recibido reconocimiento por su  labor como Director Unidad de Ética y aporte a la formación integral en la Universidad la Gran Colombia seccional Armenia  año 2008, perteneciente a la Facultad de Educación y Humanidades.

Actualmente se desempeña como Director General del Instituto San José – Matrimonio y Familia/ Formación Teológico Pastoral  de la  Diócesis de Arecibo, es decano del Instituto y fundador del mismo.  Además es productor y presentador del programa ALFA Y OMEGA en el Canal 13 – Teleoro de Puerto Rico.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Share