Huellas del Futuro

“Conviértete y cree en el Evangelio”

Inicia la Cuaresma con la Misa de Miércoles de Cenizas.


La Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico inició el miércoles 14 de febrero de 2018 el camino de preparación a la Santa Pascua.  Con la imposición de la ceniza, el obispo de la diócesis de Ponce y gran canciller de la PUCPR, padre obispo Rubén González Medina inspiró a todos reafirmando “Conviértete y cree en el Evangelio”.

“La Iglesia, a través de este gesto sencillo, nos ha invitado a reconocernos pecadores e iniciar con humildad un camino de conversión, de vuelta a Dios, que dura 40 días.  El éxito de esta aventura no estará fundamentado en las obras de penitencia que realicemos, sino en nuestro regreso a Dios y, sobre todo, en que aceptemos creer en el Evangelio, para así seguir el camino que lleva a la vida que nos propone Jesús nuestro Redentor” dijo en la homilía.

 

El prelado hizo énfasis en el imperativo “conviértete”, y afirmó que esto exige mirar los actos de cada uno guiados por los valores que propone el Evangelio.

El prelado hizo énfasis en el imperativo “conviértete”, y afirmó que esto exige mirar los actos de cada uno guiados por los valores que propone el Evangelio.

El prelado hizo énfasis en el imperativo “conviértete”, y afirmó que esto exige mirar los actos de cada uno guiados por los valores que propone el Evangelio.   Valores, que según dijo, nos llevan a entablar una lucha contra las múltiples formas del mal.

“No tengamos miedo. En esta lucha no estamos solos, porque Dios sale en nuestra ayuda.  Convertirse no es solamente sacarse las cosas malas, tampoco simplemente dejar el mal, es más que nada, asumir el bien que nos falta en la vida.  Convertirse, no es solamente quitarse las vestiduras viejas, sino, revestirse de las nuevas”  afirmó padre obispo.

Continuó aseverando que convertirse no es una palabra negativa, o simplemente renunciar al pecado o incluso recibir el perdón por los pecados.  Dijo que es el regalo de Dios, el don de su amor que pone en cada uno de nosotros una vida nueva, una semilla de amor que transforma los corazones.

“Convertirse no es punto de llegada, sino punto de partida que significa atreverse a vivir el tiempo de Cuaresma con valentía y certeza.  Valentía, pues reconocer nuestros errores, corregir nuestras actitudes y reconciliarnos con nuestro enemigos, que antes fueron amigos, significa dejar el orgullo y la autosuficiencia.  Certeza, pues iniciamos ese recorrido interior de reflexión” afirmó.

 

Finalizó la homilía haciendo un llamado. “Conviértete, cambia de forma de pensar, sitúate de un modo distinto ante la vida, ante los otros,  y cree en el Evangelio”.

La  Misa  se celebró en el Centro de Estudiantes del recinto de Ponce de la PUCPR.

Mira todas las fotos en la fotogalería.

Print Friendly, PDF & Email
Share