Se hizo un llamado a trabajar por vocación.

Solimar Caraballo

Entre jóvenes estudiantes de Pedagogía, maestros y profesorado se llevó a cabo el conversatorio Imagen y valoración social de la profesión del maestro, esto en el Salón de Conferencias de la Biblioteca Encarnación Valdés de la PUCPR.

La actividad contó con las ponentes, la Dra. Sol de León y la Dra. Bárbara González.  Ambas profundizaron en temas de impacto en la actualidad para la profesión del magisterio en el país.  Algunos de estos fueron: ¿Cuáles son los retos y desafíos de la educación en la actualidad?, ¿Cómo dignificar la profesión magisterial en la sociedad puertorriqueña?, Factores que inciden en la imagen social de la práctica docente, y Acciones para rescatar las condiciones sociales y culturales de la profesión.

Durante los últimos años, como consecuencia de  la exposición que proveen las redes sociales y los medios de comunicación ha incrementado el deterioro de la imagen del  maestro. “Nosotros los maestros somos los que tenemos la capacidad de cambiar esa imagen social, ¿cómo? Utilizando nuestro esfuerzo, el compromiso con los padres y las mismas redes sociales para proyectar una imagen distinta con toda la aportación que hace el maestro y el rol tan importante que tiene” afirmó María Sierra, profesora del Programa de Educación y coordinadora de la actividad.

La Dra. Sol de León señaló, durante su ponencia, que algunos de los factores que inciden en la práctica social docente son: el prestigio, el desempeño, la creatividad, el respeto, la autonomía, la influencia, la responsabilidad, la contribución a la sociedad y la competencia del profesorado.  Indicó que es necesario trabajar con cada uno de estos aspectos para lograr un cambio positivo en la imagen social de la práctica docente.

Por otra parte, la Dra. Myriam Zayas Zengotita, decana del Colegio de Educación, hizo un llamado a marcar la diferencia y a ser maestros cristianos.  Hizo hincapié en la necesidad de que los maestros vuelvan a ganarse el respeto de sus estudiantes y de la ciudadanía trabajando en el momento histórico  actual con las mejores herramientas que posean.

“En la historia de la humanidad hemos visto cómo una persona ha arrastrado multitudes, y ha provocado la diferencia. Tuvimos uno que fue nuestro mayor modelo que es el divino maestro.  Él cambió hasta el calendario, la historia se divide en antes y después de él.  Jesús es nuestro modelo a seguir:  vivir para nuestros estudiantes” afirmó la Dra. Zayas Zengotita

El Centro de Evaluación, Diagnóstico, y Tratamiento Académico de la Escuela Graduada de Educación tuvo la iniciativa de llevar a cabo esta actividad. El propósito fue promover la participación de los asistentes quienes, entre inquietudes y consejos, coincidieron en la importancia de reinventarse dentro de la realidad que afronta el sistemas educativo, y el país. Se enfatizó la relevancia de la vocación para lograr resultados positivos en la vida del estudiantado.

“No importan las situaciones que ocurran en el país, en este sistema o en cualquier otro, es imprescindible que los maestros tengan  vocación. Yo aporto a mi país educando, porque esa educación que yo imparta y esa educación que impartan ustedes tendrá efectos positivos” expresó Ada Vázquez, coordinadora de práctica docente de educación.

La ponente Bárbara González hizo una fuerte crítica a la remuneración que reciben los maestros “Nuestra profesión sería más digna si el gobierno mejorara los salarios”. Sin embargo, a pesar de esta realidad, tanto los profesores como los estudiantes coincidieron en que la mejor remuneración que pueda recibir un maestro, más allá del dinero, es  poder tocar positivamente las vidas de otros.

Print Friendly, PDF & Email
Share