Olga Bizoso

Jan 282013
 

Misa de Inicio de Curso en la celebración de
la fiesta de Santo Tomás de Aquino.

"Agradezco a tantas personas que en esta Institución hacen realidad en sus vidas este ideal planteado por Santo Tomás, ser signos de un lenguaje que hable de Dios.  De esta querida comunidad universitaria he aprendido grandemente durante estos tres años", Dr. Jorge Iván Vélez Arocho, Presidente PUCPR

“Agradezco a tantas personas que en esta Institución hacen realidad en sus vidas este ideal planteado por Santo Tomás, ser signos de un lenguaje que hable de Dios”, Dr. Jorge Iván Vélez Arocho, Presidente PUCPR

Hoy, 28 de enero de 2013, a mitad de camino en mi nombramiento de seis años como Presidente, recuerdo las palabras que expresé en la conferencia de prensa donde se anunció mi nombramiento: “Es un honor y un privilegio asumir la Presidencia de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, una Institución con una tradición de 60 años al servicio de Puerto Rico. Asumo esta posición consciente de la responsabilidad que esta posición conlleva en esta coyuntura de país por ser una Universidad Católica y por ser una Universidad Pontificia, signo de un más estrecho vinculo con la Iglesia por la tradición académica y por la labor que cumple. Aprenderé de las valiosas experiencias de la comunidad universitaria de la Pontificia Universidad Católica de PR y juntos trabajaremos para hacer realidad la misión que nos corresponde y mantenernos en la barca que nos lleva a puerto seguro. Seremos una comunidad universitaria de hermanas y hermanos unidos alrededor de un ideal común”.

En la Investidura como Presidente de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, comencé mi mensaje citando unas palabras de San Hilario apropiadas por Santo Tomás de Aquino. “Tengo bien claro que el deber principal de mi vida es ser consciente de que me debo totalmente a Dios y quiero cumplir con este deber de tal modo que no solo mis palabras, sino también todos mis actos, sean signos de un lenguaje que hable de Dios”.  Agradezco a tantas personas que en esta Institución hacen realidad en sus vidas este ideal planteado por Santo Tomás, ser signos de un lenguaje que hable de Dios.  De esta querida comunidad universitaria he aprendido grandemente durante estos tres años. De una manera especial, agradezco a Mons. Félix Lázaro, nuestro Gran Canciller, por ser Padre, Pastor, Amigo y, más que amigo, Hermano.

En aquel mensaje de Investidura destaqué “Esta Universidad es, a la vez, respuesta y pregunta. Por un lado es una respuesta concreta a nuestras necesidades como pueblo en términos de la preparación humana y profesional de nuestros jóvenes. Pero, por otro lado, es pregunta constante sobre cómo realizamos nuestro quehacer de pueblo y bajo qué óptica vemos al mundo. Estamos insertados en el medio de nuestra sociedad como un mecanismo eficaz que nos ayuda a examinar las raíces de nuestros problemas, la evaluación de nuestras soluciones y la dirección que, como pueblo, aspiramos tener. Estoy comprometido a mantener una auténtica comunidad universitaria y confío unir esfuerzos y voluntades en esa tarea para apoyar al país a enfrentar los grandes retos que tenemos por delante. Juntos fomentaremos el ambiente para que aquellos que se formen en esta universidad por siempre la miren como el Alma Mater, donde, en palabras de John Henry Newman, la universidad tenga residencia perpetua en su intelecto y en su espíritu”. Continue reading »

Share
 Posted by on January 28, 2013 at 4:40 pm