Feb 162018
 

Conoce a la profesora Dra. Mei-Ling Velázquez

Por: Bianca L. Cancel Bigas

“Siempre me gustó educar y compartir mis conocimientos. Además, que estar con jóvenes mantiene el espíritu joven. Siempre planifiqué tener una familia, así que me daba el espacio para ser profesional, pero también ocuparme de mi espacio, de mi hogar”.

Firme en que su pasión es transmitir su conocimiento a través de la academia,  la Dra. Mei-Ling Velázquez Sepúlveda, profesora del Colegio de Administración de Empresas, admite, lo  que más le gusta de su trabajo es que aprende de los estudiantes.  “Aprendo mucho con los jóvenes, aprendo de su calidad humana, del servicio. Me gusta saber que aporté al desarrollo de esa persona”.

Huellas del Futuro Informa la entrevistó en su oficina.  Sonriente y muy dispuesta, la académica, relató sus experiencias en este camino docente en el recinto de Mayagüez de la PUCPR.

 

¿ Cuál es su preparación académica?

Poseo un doctorado en Ciencias de la Conducta de la Universidad Complutense de Madrid, una Maestría en Finanzas de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, y un Bachillerato en Finanzas y Recursos Humanos de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Mayagüez.

 

¿Hace cuánto tiempo se ha dedicado a enseñar en la academia?

Llevo alrededor de 26 años, ya que comencé a enseñar en 1991 a tarea parcial en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, recinto de Mayagüez.  También, en la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Más tarde, pasé a ser profesora a tarea completa aquí, en La Católica.  De 2010 a 2013 fui rectora del Recinto.

¿En sus estudios universitarios, siempre tuvo el objetivo de ser profesora?

Aunque siempre me ha interesado y  apasionado la enseñanza, no creo que fuera mi objetivo cuando comencé a estudiar.  Lo sentí cuando comencé la maestría. Originalmente trabajé en la industria farmacéutica. El doctorado lo completé cuando ya era profesora y rectora.

¿Qué es lo más que le gusta del mundo de la docencia?

Lo más que me gusta es que aprendo mucho con los jóvenes, aprendo de su calidad humana, del servicio. Me gusta saber que aporté al desarrollo de esa persona.

¿Cuáles, considera, son los mayores retos?

Hay que estudiar mucho, todo el tiempo. Es un reto porque muchos de mis estudiantes trabajan y algunos, tal vez vienen a estudiar simplemente porque la empresa se lo requiere. Hay muchos estudiantes, especialmente los nocturnos, que ya están en la práctica y saben mucho. Por eso siempre debo tener algo que enseñar.

¿Cuál fue la chispa que la animó a dedicarse a enseñar?

Siempre me gustó educar y compartir mis conocimientos. Además, que estar con jóvenes mantiene el espíritu joven.

¿Cuáles son sus cursos favoritos?

Me fascinan los cursos de supervisión y los de legislación laboral, con los que hay que estar al día para conocer los derechos de todos. Los cursos más especializados y avanzados son los que más me apasionan.

¿Qué le recomienda a los estudiantes de Administración de Empresas?

Mi recomendación sería que crean en ellos mismos, que no se rindan ni se den por vencidos. Los retos cada día son más, y más difíciles. Hay que tener dos cosas en mente: creer en ellos mismos, y que el centro de sus vidas sea Dios. Es todo lo que necesitan.