Aug 112017
 

Celebran Misa de Acción de Gracias del Rvdo. Padre José A. Acabá Torres.

“¡Qué no podíamos abrazarlo!… ¡Qué no podíamos besarlo o darle la mano!  Fueron instrucciones sumamente difíciles de cumplir con quien se ganó el respeto y el amor profundo de aquellos que fueron sus parroquianos. Sucedió lo que sabíamos que ocurriría: una explosión de expresiones de cariño, sin igual”.  Cargado de fuertes emociones, el presidente de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, Dr. Jorge Iván Vélez Arocho compartió su mensaje durante la misa que se celebró por los 35 años de vida sacerdotal del Rvdo. padre José A. Acabá Torres.

Vélez Arocho arrancó lágrimas a muchos, particularmente a aquellos que compartieron de cerca con el sacerdote “¡Qué Dios lo bendiga y le dé fortaleza para continuar por ese camino que el Señor le tiene destinado! ¡Qué Dios siga bendiciendo a su familia, que unida lo cuida con gran devoción! ¡Felicidades, padre Acabá! Lo amamos y lo amaremos por siempre”, acentuó.

La Santa Misa, en el marco de los 35 años de vida sacerdotal de Padre Acabá, se celebró el 8 de agosto de 2017  en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario en el poblado El Rosario, San German.  Allí asistió la familia Acabá Torres, la comunidad del recinto de Mayagüez de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, obispos, sacerdotes y decenas de feligreses de los pueblos donde sirvió a todos.  Además, dijeron presente representantes del Canal 13, medio en el que, por muchos años, ofició  misa televisada.

“Rvdo. padre José A. Acabá Torres está muy delicado y su sistema está bien comprometido.  Conozco a Acabá desde que era miembro de la Juventud Acción Católica.  Por muchos años trabajó en este grupo y con la Pastoral de Jóvenes en las diferentes parroquias de Puerto Rico.  Además de mi sacerdote y consejero espiritual, hemos sido amigos por muchos años.  De hecho, el día de mi boda, nos dio una bendición especial”, recordó la rectora del recinto de Mayagüez de la PUCPR, Dra. Olga Hernández de Patiño.

En el encuentro, una de las tías de Padre Acabá, Nereida Torres, expresó Él está cosechando lo que con tanto amor sembró. Ciertamente, el estar en contacto con tantas personas y sacerdotes de distintos pueblos de la Isla, unidos en amor y fraternidad nos hace pensar que la semilla sí rindió frutos abundantes”.

Por su parte, la Profa Viola Vázquez Ortiz, profesora de Estudios Hispánicos del recinto de Mayagüez y colega académica de Acabá dijo “Dios, en su infinita bondad y misericordia, nos regaló una mañana hermosa y una celebración eucarística impregnada de fe, esperanza, amor fraterno y espiritualidad.  Padre Acabá pudo concelebrar la eucaristía junto a sus hermanos sacerdotes, llenando su espíritu de alegría y esperanza, de bellas canciones, de abrazos, y de los mejores y más calurosos mensajes de mejoría”.

Añadió “Fue maravilloso percibir en los ojos del padre Acabá la alegría y el gozo de estar rodeado de seres queridos y de sus compañeros sacerdotes, entre los que descollaban SER monseñor Iñaki Mallona y SER monseñor Enrique Hernández, obispos eméritos de Arecibo y Caguas, respectivamente. Ambos prelados presidieron la Santa Misa, junto al monseñor Álvaro Corrada del Río, obispo de la Diócesis de Mayagüez”.  Rememoró “La homilía del Rvdo. padre Edgardo Acosta, amigo entrañable, nos presentó a un homenajeado lleno de fe y compromiso con el Señor, a lo largo de su vida, pero a la vez, a un bromista incansable”.

Rvdo. padre José A. Acabá Torres sirvió en Hormigueros, San Antonio, Maricao, Añasco, Cabo Rojo, Vega Baja, Quebradillas, Moca, Aguadilla y Rincón.  Se ordenó sacerdote el 5 de agosto de 1982.