Jun 092017
 

Con mucho sacrificio y empeño cumplen su sueño.

“Comencé con miedo, probando, y decidí continuar al bachillerato. Ahora me gradúo de Bachillerato en Administración de Empresas”.

Por 16 años Juan Edgardo Sánchez Cruz se dedicó a trabajar como guardia de seguridad en el área de Arecibo.  No había culminado su cuarto año de escuela superior y no le interesaba estudiar.  Sin embargo en 2009 inició sus labores como guardia en el recinto de Arecibo de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico y fue cuando comenzó a cambiar su perspectiva de la vida.

“Nunca quise estudiar, pero al llegar a La Católica como guardia de seguridad, vi estas madres con hijos con muchas situaciones llegando a estudiar y eso me dio ánimo.  Me cuestioné, si ellas salen de trabajar cansadas, con hijos y van a estudiar, ¿por qué yo no puedo hacerlo?.  No tenía excusas para echar adelante.  La Universidad y  mi familia me apoyaron y lo hice”, recordó Juan de 36 años.

Fue entonces cuando, a sus 29 años, empezó a estudiar un grado asociado en Sistemas de Información en el área de Administración de Empresas.  “Comencé con miedo,  probando, y decidí continuar al bachillerato.  Ahora me gradúo de Bachillerato en Administración de Empresas”, resaltó contento el padre de dos hijos.

Esta experiencia de crecimiento personal y profesional es ahora inspiración para muchos jóvenes.

Incluso, ante sus ganas de superación y romper barreras, la Universidad le dio trabajo.  “Ya no soy guardia de seguridad.  Me dieron trabajo como Técnico de Computadoras II y me quedé en la Universidad trabajando”.

Esta experiencia de crecimiento personal y profesional es ahora inspiración para muchos jóvenes.  “Fue algo muy diferente y es interesante porque yo soy ahora  motivación para muchos jóvenes porque me ven estudiando y trabajando.  Soy inspiración para ellos, mientras otros fueron inspiración para mí’, acentuó.

“Estoy muy orgulloso por lo que he logrado.  Soy el único,  de mis cuatro hermanos, que logra un grado universitario y mi mamá me acompañó en la graduación”, dijo Juan, a quien también le diagnosticaron lupus.

 

María con la decana de Asuntos Académicos del Recinto, Dra. Yazdel Martínez.

María E. Vargas Galloza también tiene una historia que contar.  Recibió su grado de maestría en Administración de Empresas del recinto arecibeño, luego de mucho sacrificio.  “Soy madre soltera, me quedé sin trabajo y no sabía qué hacer.  Anhelaba quedarme con Mateo, mi hijo de cinco años, pero una oportunidad llegó a mi vida”.

Del recinto de Arecibo de la PUCPR la llamaron para una posición “part time”, pues ya contaba con un bachillerato en el área de contabilidad.  “Acepté de inmediato esta oportunidad y todos me decían que continuara estudiando.  Fue la Dra. Yazdel Martínez quién me animó mucho para hacer mi maestría y lo hice.

María fue una de los estudiantes que recibió el grado de Maestría en Administración de Empresas.

El presidente de la PUCPR, Dr. Jorge Iván Vélez Arocho y el rector, Dr. Edwin Hernández Vera, otorgaron grados a 229 estudiantes este año.  La colación de grados del Recinto se celebró el 7 de junio de 2017 en el Coliseo Raymond Dalmau en Quebradillas.

Se graduó un total de 152 Pioneros del Recinto.  Entre estos, 52 maestrías, 82 bachilleratos y 18 grados asociados.

El rector expresó “La Graduación fue todo un éxito.  Estamos muy orgullosos de nuestros graduados.  Ellos representan la esperanza de nuestro país en el futuro inmediato.  Muchos están motivados a seguir estudiando en escuela graduada y otros contribuirán al mercado laboral con los excelentes conocimientos que adquirieron en esta gran Universidad. Una Universidad con un gran corazón y muchos deseos de servir a nuestro país”.

Sorry, the comment form is closed at this time.