Sep 112018
 

Siguen latentes las necesidades de los cuidadores de esta población en Puerto Rico.

En momentos en que  Puerto Rico intenta subsanar las fuertes heridas dejadas por los huracanes Irma y María, los adultos mayores siguen siendo la población  más vulnerable.    Por esto, es vital revaluar los planes de acción familiar, un ejercicio que regularmente, recae en los cuidadores de adultos mayores.

La Escuela de Cuidadores para Adultos Mayores iniciará el tercer ciclo.

“Los familiares de esta población, que mayormente son cuidadores informales, han atravesado situaciones sumamente difíciles luego de los huracanes.   Es importante continuar ajustando el entorno de su adulto mayor, revaluar el plan de acción familiar en los hogares y no pasar por alto el cuidado en el manejo de medicamentos.  No podemos olvidarnos de ellos”, acentuó el Dr. Ángel Muñoz Alicea, coordinador de la Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico.

El Dr. Muñoz Alicea levantó estas banderas de prevención, tras anunciar el inicio de la Tercera Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores.  La propuesta iniciará el 22 de septiembre próximo y es libre de costo.  Brindará herramientas esenciales para las personas dedicadas a cuidar familiares de la tercera edad.

El Dr. Muñoz Alicea anunció el inicio de la Tercera Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores.

“Por tercer año consecutivo el Colegio de Estudios Graduados en Ciencias de la Conducta y Asuntos de la Comunidad de la PUCPR abre sus puertas a la comunidad para ofrecer un servicio individualizado a cuidadores de adultos mayores.  Ahora más que nunca debemos de empoderarnos y tener el mayor conocimiento posible para el cuido de nuestros seres queridos. Por esto, continuaremos nuestro compromiso de brindar talleres con especialistas: geriatras, médicos, abogados, psicólogos y expertos en finanzas. También, centraremos nuestra Escuela en dar a conocer los servicios comunitarios disponibles, libres de costo, que atienden a esta población en Puerto Rico”, dijo el psicólogo clínico.

Para conocer más sobre la Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores de la PUCPR, puede comunicarse al 787.841.2000, ext. 1414 o escribir a cuidadoresadultosmayores@pucpr.edu.

 

PUCPR continúa levantando datos para conocer a los cuidadores informales de adultos mayores en la Isla.

 

La Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores permanece recolectando data de la situación de cuidadores de esta población en Puerto Rico.  La investigación de campo propone obtener datos actualizados y lograr resultados concretos que redunden en beneficios para los cuidadores.  Por esto, el psicólogo invita, primeramente, a autoidentificarse.

“Por cuidador informal, se entiende, familiares que tengan a su cargo el cuidador total o parcial de un envejeciente. El estudio realizado desde la academia pretende establecer el perfil de los cuidadores familiares en Puerto Rico,  dado que el Gobierno no cuenta con un registro oficial. Además, este estudio, con base científica, busca identificar las necesidades y posibles angustias emocionales que aquejan a los cuidadores luego del paso del huracán María” explicó el Dr. Ángel Muñoz Alicea, coordinador de la Escuela para Cuidadores de Adultos Mayores de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico.

Según Muñoz Alicea, es vital crear conciencia sobre el papel de un cuidador informal de adulto mayor. “Cuando se habla de cuidadores informales de adultos mayores se refiere a las personas que, sin ninguna remuneración,  estén a cargo de cubrir las diversas necesidades que pueda  tener un envejeciente.   El nivel de cuidado dependerá de las necesidades particulares y del nivel de independencia del adulto mayor. Dentro de las necesidades más comunes se encuentran: ayuda con alimentación, higiene, administrar medicamentos, visita a médicos, brindar compañía, apoyo en las tareas del hogar, entre otras.   La tarea de cuidar se comparte entre varias personas que generalmente son familiares” detalló.

  • Se pueden destacar tres tipos de cuidadores informales:

-El primero es el cuidador principal. Este es el que tiene a su cargo la mayor parte de las responsabilidades o tareas relacionadas con el cuidado.
-Por otro lado, se encuentra el cuidador parcial.  Es el que complementa las tareas y sustituye al cuidador principal brindándole un tiempo de descanso.

-Finalmente, está el cuidador de relevo. Este está disponible en caso de alguna situación o emergencia que el cuidador principal o parcial no pueda atender.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Share

Sorry, the comment form is closed at this time.