Mar 202018
 

Jóvenes de la PUCPR encaminados en negocios mientras estudian

La Católica provee herramientas a sus estudiantes para que sean emprendedores

A los 22 años, Arnaldo Gratacós estudia arquitectura, pero ya tiene 18 empleados en su negocio de café; mientras que Tanairí Miranda, estudiante de educación, cuenta con sus amigas y familiares para poder cumplir con las órdenes en la producción de jabones artesanales que vende en su próspero negocio.  Félix Rodríguez, por su parte está reinventando
su negocio de gafas de sol para un público más sofisticado, mientras sigue sus estudios en arquitectura.

Estos, y otros jóvenes estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR) tienen algo en común, son “gladiadores ante la adversidad” creando oportunidades donde no las hay para lograr salir hacia adelante en un país sumido en el pesimismo. En vez de quejarse por la falta de trabajo, creyeron en una idea, buscaron asesoría y con sacrificio, desarrollaron esa idea para crear su negocio propio, y sin dejar sus estudios, se convirtieron en emprendedores para ser parte de la solución de un país en crisis.

Según el decano del Colegio de Administración de Empresas de la PUCPR, Dr. David Zayas, “Estadísticamente hablando, la mayoría de los países prósperos tiene una masa crítica de pequeños negocios. En un país en crisis tenemos que aportar creando herramientas para que nuestros estudiantes se conviertan en emprendedores.  Este es el motor que permitirá la creación de empresas comprometidas con la generación de riqueza social, por eso es importante sembrar la semilla empresarial en nuestros estudiantes” afirmó el decano.

El Dr. Zayas indicó que “Para ampliar los conocimientos de nuestros alumnos, no importa la facultad a la cual pertenezcan, La Católica incluyó en su nuevo currículo un curso obligatorio de Empresarismo y Desarrollo Comunitario.  Queremos promover la chispa de emprendedores, porque es una herramienta para generar autoempleo y para crear desarrollo. Este curso les brinda conocimiento en finanzas personales, porque no importa la carrera que elijan, es una herramienta que tendrá repercusión en su vida personal y profesional”.

Según el Dr. Zayas, además de este curso de empresarismo “Si un estudiante emprendedor necesita ayuda, se contacta con algún miembro de la facultad que siempre están disponibles a ofrecer consultoría como servicio comunitario” explicó.  “Los miembros de la facultad que enseñan empresarismo tienen el peritaje y la experiencia como emprendedores, además de una amplia preparación académica” indicó. Algunos profesores son miembros de juntas o iniciativas que buscan apoyar en empresarismo, destacó el decano, a la vez que adelantó que para agosto de 2018 el Colegio de Administración de Empresas estaría retomando una iniciativa de crear competencias de negocios en el campus.

 

ESTUDIANTES EMPRESARIOS

COFFEE HOUSE – El negocio de Arnaldo Gratacós (5to año de arquitectura) se llama Coffee House y está ubicado en Valle Real Shopping Center en Ponce.  El negocio nació cuando el joven estaba buscando empleo y no veía oportunidades.  En 2015 tuvo la idea que elaboró por más de un año. Inicialmente quería iniciar un negocio de bebidas saludables, pero estudió las necesidades del mercado y se dio cuenta de que “el café tiene mucho auge” y se dedicó a buscar información de cómo montar un negocio y en abril de 2016 abrió Coffee House. Durante ese proceso Gratacós destaca el apoyo que recibió de sus profesores, en especial del Prof. Juan Rivera, un ingeniero químico que lo orientó.  Según el joven, la ayuda que recibió en la Universidad lo ayudó a entender “la viabilidad de los negocios, a entender el mercado y la industria”. Sus estudios lo ayudaron porque “la arquitectura te abre la mente a un pensamiento crítico, te ofrece las herramientas para crecer.  Los miembros de la facultad son tus guías, tus mentores. Los profesores siempre me daban consejos, ideas y me ayudaron a desarrollar el concepto y las estrategias básicas.  Me ayudaron a tener el éxito que tengo actualmente para lograr un negocio exitoso y servicios de calidad” dijo.

Al hablar de los retos, Gratacós dice que los jóvenes emprendedores son “gladiadores ante la adversidad”.  Entre los escollos más grandes que enfrentó fue conseguir financiamiento de la banca o apoyo de programas del gobierno, porque,  al ser joven “los bancos me decían que no y en el gobierno impera la burocracia” explicó. Ya establecido, su mayor preocupación es saber que tiene 18 empleados que dependen de ese trabajo, y por eso los hace sentir parte de un negocio que se destaca por ser un espacio que te hace sentir en casa.

“Quedarse cuesta tanto, pero soy fiel creyente de que  cosechas lo que siembras y en tu tierra debes dar el máximo, porque ahora más que nuca el país nos necesita” reiteró el dueño de Coffee House .  Redes: www.coffeehousepr.com Facebook – Coffee House Ponce, Instagram @coffeehouseponce

BARRAS – jabones artesanales –  Tanairí Miranda está en su cuarto año de educación, programa que escogió por su amor por los niños y su vocación de enseñar.  En mayo de 2015 no tenía trabajo. Su abuela le había enseñado lo básico para hacer jabones artesanales y decidió hacer un anuncio en las redes para venderlos como regalitos para el Día de las Madres.  Recibió tantas órdenes que de repente se convirtió en su ‘hobbie’ y luego evolucionó a ser su negocio.   Se autoeducó en planes de negocio, permisos y “start ups” y tuvo una que otra colega que la ayudó del Colegio de Administración de Empresas.

“Desde el primer día lo único que ha hecho Barras es crecer, tengo un equipo de producción de familiares y amigas que son empleadas en su tiempo libre. Mi capacidad de producción sola es poca y he tenido que buscar ayuda porque el producto tiene demanda, estoy vendiendo todo lo que llevo a mi quiosco en Plaza del Caribe” dijo Miranda, pero reiteró que es “bien cuesta arriba” porque hace falta ayuda para los jóvenes emprendedores.

“Necesito un espacio de producción más grande y más manos, pero el proceso es muy lento y hay poco apoyo de las entidades bancarias” destacó.  La joven educadora entiende que, si hubiese más respaldo para los emprendedores y más flexibilidad en los procesos, serían una fuerza para la economía y “Puerto Rico sería un éxito”.  Sostuvo que “los procesos burocráticos entorpecen a los emprendedores. Pero una vez uno identifica una necesidad o un nicho, el resto es trabajo y sacrificio, pero vale la pena, porque ahora mismo este es mi trabajo, dependo de mi negocio y es muy próspero, pero necesitamos más flexibilidad para agilizar los procesos”.

El principal consejo que da esta emprendedora es que, “nunca piensen que su idea es menos.  Nunca piensen que no es posible. Autoedúquense, busquen ayuda y atrévanse. Lo único que necesitan son las ganas y ser pacientes” reiteró. Redes: Facebook Barras Jabón Artesanal (Ponce) – Instagram @barrasjabonartesanal

 

RESIGHT – GAFAS DE SOL – Félix Rodríguez de Jesús está en su cuarto año de estudios en la PUCPR.  Su primer año estudió  mercadeo y luego se cambió a la Escuela de Arquitectura de la Institución, en donde actualmente cursa su tercer año. En 2015, junto a su amigo Christian Reyes, también estudiante de arquitectura, fundaron Resight, una empresa de gafas de sol con monturas creadas de materiales reciclados, maderas usadas y otros productos que típicamente la gente desecha.  El éxito del concepto creció de manera acelerada luego de que ganaran una competencia de un canal de televisión que les dio mucha exposición.

Sin embargo, tres años después, luego de que el mercado de monturas de madera se comercializara, Resight decidió reinventar la fórmula para un producto más sofisticado, para un cliente más  exigente.  “El mercado se saturó con monturas de madera imitando las nuestras, hechas en china, que se venden a precios económicos para la masa, y nuestro producto dejó de ser rentable, por eso decidimos producir menos, pero con mayor calidad. Nos reinventamos para crear un producto más personalizado aún, a un nivel de calidad más alto” explicó Félix, quien, aunque cuenta con la colaboración de Christian, se ha quedado a cargo de la empresa.

Recordó que, en un principio,  para desarrollar el plan de negocios contaron con el apoyo del Dr. José Romaguera y destacó que los programas, tanto de mercadeo como de arquitectura, fueron fundamentales en su visión como emprendedor.  En arquitectura obtuvo el conocimiento del diseño para crear los prototipos, mientras que, durante el proceso de reinventar su marca, que coincidió con la pausa provocada por el huracán María, el joven aplicó lo aprendido en uno de los cursos de gerencia mientras trabajaba en su taller en Utuado. “Reevalué cómo hacer la diferencia competitiva y descubrí que hacer menos, pero de mejor calidad, un producto ‘custom’, totalmente único para cada persona, apelaba a otro tipo de cliente”  dijo Félix quien, a pesar de los retos, nunca ha pensado en abandonar su sueño de mantener su empresa propia.

“Antes del huracán ya habíamos decidido reenfocar el producto y la pausa nos dio tiempo para elaborar el plan.  Ya estamos arriba trabajando, Christian tiene otros proyectos, pero sigue colaborando y yo sigo a cargo de Resight” reiteró Félix.  En torno de cómo los jóvenes emprendedores van a levantar al país, indicó que “los que decidimos quedarnos tenemos que dar el 1,500 porciento, tenemos que darlo todo, porque ahora es el mejor momento. Tenemos una gran oportunidad. Puerto Rico está floreciendo…y va a florecer completamente”. Para información visiten Instagram @resight_sunglasses y para órdenes Resightpr@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email
Share

Sorry, the comment form is closed at this time.