Jan 012017
 

 

Presidente de la PUCPR propone un nuevo camino a seguir en este año 2017.


¡Feliz Año Nuevo! Hoy 1 de enero de 2017, recibimos el  nuevo año con alegría, llenos de esperanza y de la mano de Santa María, Madre de Dios y madre nuestra. El papa Francisco, durante el mes de diciembre, nos fue proponiendo un camino a seguir en este nuevo año 2017. Los invito a considerar cuatro puntos.

En la homilía del 12 de diciembre de 2016 nos invitó a mirar la realidad que nos rodea. Nuestra sociedad “está cada vez más marcada por los signos de la división y fragmentación, dejando fuera de juego a muchos, especialmente a aquellos a los que se les hace difícil alcanzar lo mínimo para llevar adelante su vida con dignidad. Una sociedad que termina instalando una cultura de la desilusión, el desencanto y la frustración en muchísimos de nuestros hermanos, e inclusive, de angustia en otros tantos porque experimentan las dificultades que tienen que enfrentar para no quedarse fuera del camino”. Hermanos y hermanas de nuestra Universidad… nuestra identidad y misión se realizará partiendo desde esta realidad, aquí y ahora, con la ayuda de Dios.

Y en este nuevo año queremos ser, con más ahínco, discípulos misioneros. Sentimos la urgencia de hacerlo ante los nuevos desafíos de la realidad que nos rodea.  Nos decía el Papa el 14 de diciembre “… nosotros estamos llamados, ante el misterio del Niño Dios en Belén, a darnos cuenta de esta urgencia y a colaborar a la venida del Reino de Dios, que es luz y que debe llegar a todos. Como el mensajero sobre los montes, también nosotros tenemos que correr para llevar la buena noticia de la cercanía de Dios a una humanidad que no puede esperar, y que tiene sed de justicia, de verdad y de paz”.

Y para ser discípulos misioneros tenemos que reconocer la importancia de decir siempre la verdad y no tener miedo de dudar, como destacó en su mensaje del 15 de dic 2016 “Pidamos… la gracia del coraje apostólico de decir siempre las cosas con verdad, del amor pastoral, de recibir a la gente con lo poco que pueda dar, de dar el primer paso. Dios hará lo demás. Y también la gracia de dudar. Muchas veces, tal vez al final de la vida, uno se puede preguntar: ‘¿Todo esto es verdad o todo en lo que he creído es una fantasía?’ La tentación contra la fe, contra el Señor.” En el nuevo año en La Pontificia nos comprometemos con la Verdad,  confiados en que lo que creemos, no es fantasía, es la Palabra de Dios.

Finalmente el 16 de diciembre nos habló sobre la importancia de volver a comenzar. Al inicio del nuevo año esto se vuelve particularmente importante. Nuestro Dios, tan cercano, nos invita a examinar nuestra vida cristiana y a preguntarnos cómo ha sido esta y a recordar que siempre es oportuno corregir y volver a testimoniar, confiados, nuestra condición de discípulos de  Jesús.  Individual y comunitariamente en La Católica iniciamos este nuevo año consagrándonos a nuestra vocación en la vida cotidiana y ordinaria que vivimos.

Querida comunidad universitaria de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, los invito a que hagamos nuestra, como nunca antes, esta convocatoria del Santo Padre: miremos nuestra nueva realidad, mantengámonos cerca de Jesús y María a través de la oración, testimoniemos nuestra fe y  abramos nuestro corazón al prójimo. Un corazón cercano, humilde y misericordioso. ¡Ánimo y feliz nuevo año!

 

 

 

 

Print Friendly
Share

Sorry, the comment form is closed at this time.