Nov 122015
 

La ponencia formó parte del Congreso de Historia de la Iglesia en la vecina isla

Por: Celimer M. Torres

Del 4 al 7 de noviembre se celebró en la provincia de Matanzas en Cuba el VIII Congreso de historia de la Iglesia en Cuba.  En el evento, que se celebra cada dos años, el Dr. Arnaldo Gierbolini, catedrático del Departamento de Historia de la PUCPR presentó la ponencia  Las relaciones históricas entre las Iglesias de Cuba y Puerto Rico. El Congreso se celebró este año bajo el contexto de los cinco siglos de evangelización en Cuba.  La actividad contó con la participación de alrededor de sesenta historiadores ente ellos,  la  Dra. Alicia García Santana, investigadora titular y miembro de la Academia de Historia de Cuba y Mons. Antonio Felipe Rodríguez Díaz, ex rector del Seminario de San Carlos y San Ambrosio de La Habana.

En el evento, que se realiza cada dos años, el Dr. Arnaldo Gierbolini, Catedrático del Departamento de Historia de la PUCPR presentó la ponencia Las relaciones históricas entre la Iglesias de Cuba y Puerto Rico.

En el evento, que se realiza cada dos años, el Dr. Arnaldo Gierbolini, catedrático del Departamento de Historia de la PUCPR presentó la ponencia Las relaciones históricas entre la Iglesias de Cuba y Puerto Rico.

La ponencia  del Dr. Gierbolini se fundamenó  en la discusión de documentos históricos  encontrados en el Archivo Arquidiocesano de Santiago de Cuba.  Estos son: el Presupuesto General de 1849 para Cuba y Puerto Rico, el Estado de la Evangelización en la Arquidiócesis de Cuba a mediados del siglo XIX, La Carta Pastoral conjunta, La Elección de Senador por la Provincia Eclesiástica de la Arquidiócesis de Santiago de Cuba y el Delegado Apostólico para Cuba y Puerto Rico y el Nuncio

El doctor Gierbolini comentó que al recibir la invitación a participar del Congreso se dio a la tarea de  investigar sobre la relación entre ambas Antillas.  “Me di a la tarea de comenzar una primera transcripción de cada uno de los documentos hallados en Santiago de Cuba para poder estudiar detenidamente la importancia que los mismos tenían en el tema que aborda este encuentro. Estos documentos permiten estudiar la relación conjunta de la Arquidiócesis de Santiago de Cuba con la Diócesis de Puerto Rico” explicó el Catedrático.

El historiadorindicó que el primer documento presentado fue el presupuesto general de 1849 para Cuba

El Padre Jesús Marcoleta, párroco de Varadero y organizador del evento manifestó reconoció favorablemente la ponencia del Dr. Gierbolini.

El Padre Jesús Marcoleta, párroco de Varadero y organizador del evento  reconoció favorablemente la ponencia del Dr. Gierbolini.

y Puerto Rico.  Este fue el primer presupuesto conjunto general para las dos islas. “De hecho fue el primer presupuesto de ultramar. El conjunto de documentos encontrados en este expediente no contiene el presupuesto asignado a la isla de Puerto Rico. Sin embargo,  expone con suma claridad la situación económica eclesiástica de la isla de Cuba” indicó Gierbolini.

El estado de la evangelización en la Arquidiócesis de Cuba a mediados del siglo XIX fue otro de los documentos discutidos.  En este punto el doctor Gierbolini expone que “La situación eclesiástica de Cuba estudiada en torno del Primer Presupuesto de Ultramar ilustra las irregularidades estatales cometidas contra la Iglesia cubana así como  las discrepancias internas entre las dos diócesis de la Isla. Pero estas no eran las únicas en la Provincia Eclesiástica de Santiago de Cuba. En la Diócesis de Puerto Rico se dieron unas tensiones entre algunos miembros del Cabildo de la Diócesis y el Obispo y otras más serias entre los miembros del Cabildo; esta última tuvo que ser zanjada por el Arzobispo de Santiago de Cuba”.

La Carta Pastoral conjunta  también fue discutida en la ponencia. “Esta carta es un documento que atiende necesidades comunes de las tres sedes episcopales. El mismo es una defensa contra las corrientes modernistas europeas,  las cuales se habían extendido al Nuevo Mundo a lo largo del siglo XIX. La Carta Pastoral denunciaba tres corrientes: el protestantismo, el masonismo (en el lenguaje de aquel tiempo) y el espiritismo. Esta Carta Pastoral buscaba concienciar y orientar al clero, a los religiosos y a los fieles sobre delicados asuntos de índole  religiosa o cuasi religiosa que amenazaban la identidad y la permanencia de los feligreses en la Iglesia Católica.” abundó el historiador.

La actividad contó con la participación de alrededor de sesenta historiadores.

La actividad contó con la participación de alrededor de sesenta historiadores.

Un punto destacado en la presentación fue el documento que discutía la elección del Senador por la Provincia Eclesiástica de la Arquidiócesis de Santiago de Cuba. “Estas elecciones representaron una apertura en la historiografía eclesiástica puertorriqueña. En nuestra historiografía se ha estudiado la representación de Diputados a Cortes por nuestra Isla. La representación de Puerto Rico,  aún a través de la Arquidiócesis de Santiago de Cuba y  de obispos de Puerto Rico como Senadores en España,  ha sido poco estudiada. La elección como senadores de dos obispos de Puerto Rico testimonia el sentido de participación provincial eclesiástica ampliamente” sostuvo Gierbolini.

Por último, el historiador presentó el documento El Delegado Apostólico para Cuba y Puerto Rico y el Nuncio.  “El último documento es el acta de nombramiento de Monseñor Louis Chapelle como Delegado Apostólico de Cuba y Puerto Rico en 1899 y pertenece al último período o etapa en las relaciones eclesiásticas entre Puerto Rico y Cuba.   Abre otro tipo de relación con las iglesias de estas dos islas. Todos sabemos que eclesiásticos norteamericanos comenzaron a desempeñarse en puesto altos en las estructuras eclesiásticas de ambas islas. Sin embargo, este documento, a propósito de este Encuentro, extendió la hermandad histórica de las dos islas en el aspecto religioso. Por décadas tendríamos un común Delegado Apostólico para Cuba y Puerto Rico y en otras Nunciatura en Cuba y Delegación Apostólica en Puerto Rico” apuntó el catedrático.

Sobre su experiencia en el Congreso el Dr. Gierbolini sostuvo “Definitivamente fue un evento de alto

La casa La Milagrosa en la Provincia Matanzas en Cuba fue la sede del Congreso.

La casa La Milagrosa en la Provincia Matanzas en Cuba fue la sede del Congreso.

nivel.  Se superaron por muchos mis expectativas. Las conferencias fueron sólidas para la historia y los temas,  muy variados.  Incluyeron  historia, arte, música y arquitectura todos desde el plano religioso-católico. Como experiencia fue muy enriquecedora. Hasta el momento he sido el único extranjero en participar en ese Congreso y el tema de mi ponencia tampoco había sido presentado antes.  La respuesta de los organizadores y asistentes fue muy favorecedora”.

Por su parte el Padre Jesús Marcoleta, párroco de Varadero y organizador del evento manifestó “ El tema  presentado por el Dr. Gierbolini no solo me parece interesante sino muy oportuno para el Congreso”.

Según el doctor Gierbolini los organizadores del evento desean que este tipo de intercambio académico continúe.

Print Friendly, PDF & Email
Share

Sorry, the comment form is closed at this time.