Jan 012018
 

Mensaje del presidente de la PUCPR al inicio del nuevo año.


“¡Feliz Año Nuevo 2018! Nuestra Iglesia que peregrina en Puerto Rico nos convoca en este nuevo año, tal como nos invita san Lucas en el Capítulo 5, Versos del 1 al 11, a “En el nombre de Jesús lanzar las redes”. El año pasado llenamos las tinajas de nuestras vidas y ahora salimos a lanzar las redes. Y en la Pontificia Universidad Católica aceptamos la invitación confiados en la Palabra de Dios.

Y para enfatizar lo que deseamos hacer utilizaremos imágenes muy cercanas a los pescadores de Puerto Rico. Nuestra Patria es una isla tropical, rodeada por las aguas del Océano Atlántico y el Mar Caribe.  Como la pesca en nuestros mares y ríos con redes o tarrayas no nos es extraña, utilizaremos imágenes que nos recuerden los retos y alegrías de aventurarnos a lanzar las redes como nos propone la Iglesia. En nuestras liturgias haremos referencias a redes, peces, botes o yolas, mares serenos o embravecidos, noches de soledad en las cuales nada se pesca y tantas otras imágenes.

Y en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico lanzaremos las redes desde la barca, que es la Iglesia, con confianza, alegría, esperanza y generosidad. Y lo haremos con las redes de la paz, de la verdad, de la cercanía, de la misericordia, de la atención a los más pobres, de la austeridad, de la humildad, de la presencia.  Seremos Pioneros que con confianza lanzaremos las redes en todo lo que hacemos… en los salones de clases, en los laboratorios, en la administración, en las oficinas de servicio, en fin, en todo lugar donde haya un Pionero pescador. La Iglesia nos propone en el 2018 que busquemos integrar en alma, cuerpo y espíritu la invitación que Jesús nos hace a la santidad… y a ser discípulos misioneros que rememos mar adentro para lanzar las redes… con confianza, alegría, esperanza y generosidad.

Esta nueva aventura la iniciamos desde la Palabra.  Jesús nos acompaña,  no hay que tener miedo. Con alegría vamos junto al Mesías, nuestro  Salvador  y Redentor, fuente de la alegría cristiana; con esperanza, el bien es posible, la verdad le gana a la mentira, es posible vivir la fidelidad a la Palabra de Dios. Y con generosidad,  la fidelidad y el amor de Dios nos invitan a ser generosos con nuestro tiempo, con nuestros recursos, con nuestra escucha atenta, con la presencia. ¡Feliz Nuevo Año 2018!”

Share