celimer_torres@pucpr.edu

Aug 232018
 

PUCPR presenta simposio interdisciplinario para educar sobre el tema

Con el propósito de educar y concienciar sobre la importancia de un proceso de gestación y parto seguros, el Colegio de Ciencias y el Colegio de Ciencias de la Conducta y Asuntos de la Comunidad presentarán un simposio interdisciplinario sobre este tema.  El simposio, cuyo  lema es Si prestamos atención desde el comienzo, podemos transformar el futuro, se llevará a cabo el viernes 7 de septiembre a partir de las 8:00 a.m. en el Teatro Mons. Vicente Murga del recinto de Ponce

Uno de los ponentes invitados es el Dr. Roberto Burgos, ginecólogo obstetra, quien brindará  la conferencia La atención respetuosa y la educación integral, componente esencial para la salud perinatal.  El tema  Los factores epigenéticos y desarrollo neurobiológico del infante estará a cargo de los doctores Alberto Santiago Cornier y Rafael Oliveras Rentas.   De otra parte las doctoras  Zulmarie Hernández Bello, MSW, Ed.D. Marianela Rodríguez Reynaldo, Ph. D. y   Ana Parrilla Rodríguez, M.D., M.P.H,  ofrecerán la conferencia La herida invisible: secuelas traumáticas durante la gestación y el parto, de la experiencia a la intervención.   El Dr. José D. Santiago, M.D. presentará la charla Probióticos, prebióticos y el rol de la microbiota intestinal infantil en la saludEl evento contará además con la presentación de diversos programas y servicios como SePare, March of Dimes y el programa de visitas al hogar del Departamento de Salud.

Para información adicional pueden escribir a marla_mendez@pucpr.edu

 

 

 

Share
Aug 202018
 

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS

 

«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado, nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

1. Si un miembro sufre

En los últimos días se dio a conocer un informe donde se detalla lo vivido por al menos mil sobrevivientes, víctimas del abuso sexual, de poder y de conciencia en manos de sacerdotes durante aproximadamente setenta años. Si bien se pueda decir que la mayoría de los casos corresponden al pasado, sin embargo, con el correr del tiempo hemos conocido el dolor de muchas de las víctimas y constatamos que las heridas nunca desaparecen y nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de muerte:  las heridas “nunca prescriben”. El dolor de estas víctimas es un gemido que clama al cielo, que llega al alma y que durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado. Pero su grito fue más fuerte que todas las medidas que lo intentaron silenciar o, incluso, que pretendieron resolverlo con decisiones que aumentaron la gravedad cayendo en la complicidad. Clamor que el Señor escuchó demostrándonos, una vez más, de qué parte quiere estar. El cántico de María no se equivoca y sigue susurrándose a lo largo de la historia porque el Señor se acuerda de la promesa que hizo a nuestros padres: «Dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos» (Lc 1,51-53), y sentimos vergüenza cuando constatamos que nuestro estilo de vida ha desmentido y desmiente lo que recitamos con nuestra voz.

Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños. Hago mías las palabras del entonces cardenal Ratzinger cuando, en el Via Crucis escrito para el Viernes Santo de 2005, se unió al grito de dolor de tantas víctimas y, clamando, decía: «¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! […] La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison – Señor, sálvanos (cf. Mt 8,25)» (Novena Estación).

2. Todos sufren con él

La magnitud y gravedad de los acontecimientos exige asumir este hecho de manera global y comunitaria. Si bien es importante y necesario en todo camino de conversión tomar conocimiento de lo sucedido, esto en sí mismo no basta. Hoy nos vemos desafiados como Pueblo de Dios a asumir el dolor de nuestros hermanos vulnerados en su carne y en su espíritu. Si en el pasado la omisión pudo convertirse en una forma de respuesta, hoy queremos que la solidaridad, entendida en su sentido más hondo y desafiante, se convierta en nuestro modo de hacer la historia presente y futura, en un ámbito donde los conflictos, las tensiones y especialmente las víctimas de todo tipo de abuso puedan encontrar una mano tendida que las proteja y rescate de su dolor (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 228). Tal solidaridad nos exige, a su vez, denunciar todo aquello que ponga en peligro la integridad de cualquier persona. Solidaridad que reclama luchar contra todo tipo de corrupción, especialmente la espiritual, «porque se trata de una ceguera cómoda y autosuficiente donde todo termina pareciendo lícito: el engaño, la calumnia, el egoísmo y tantas formas sutiles de autorreferencialidad, ya que “el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz (2 Co 11,14)”» (Exhort. ap. Gaudete et exsultate, 165). La llamada de san Pablo a sufrir con el que sufre es el mejor antídoto contra cualquier intento de seguir reproduciendo entre nosotros las palabras de Caín: «¿Soy yo el guardián de mi hermano?» (Gn 4,9).

Soy consciente del esfuerzo y del trabajo que se realiza en distintas partes del mundo para garantizar y generar las mediaciones necesarias que den seguridad y protejan la integridad de niños y de adultos en estado de vulnerabilidad, así como de la implementación de la “tolerancia cero” y de los modos de rendir cuentas por parte de todos aquellos que realicen o encubran estos delitos. Nos hemos demorado en aplicar estas acciones y sanciones tan necesarias, pero confío en que ayudarán a garantizar una mayor cultura del cuidado en el presente y en el futuro.

Conjuntamente con esos esfuerzos, es necesario que cada uno de los bautizados se sienta involucrado en la transformación eclesial y social que tanto necesitamos. Tal transformación exige la conversión personal y comunitaria, y nos lleva a mirar en la misma dirección que el Señor mira. Así le gustaba decir a san Juan Pablo II: «Si verdaderamente hemos partido de la contemplación de Cristo, tenemos que saberlo descubrir sobre todo en el rostro de aquellos con los que él mismo ha querido identificarse» (Carta ap. Novo millennio ineunte, 49). Aprender a mirar donde el Señor mira, a estar donde el Señor quiere que estemos, a convertir el corazón ante su presencia. Para esto ayudará la oración y la penitencia. Invito a todo el santo Pueblo fiel de Dios al ejercicio penitencial de la oración y el ayuno siguiendo el mandato del Señor,[1] que despierte nuestra conciencia, nuestra solidaridad y compromiso con una cultura del cuidado y el “nunca más” a todo tipo y forma de abuso.

Es imposible imaginar una conversión del accionar eclesial sin la participación activa de todos los integrantes del Pueblo de Dios. Es más, cada vez que hemos intentado suplantar, acallar, ignorar, reducir a pequeñas élites al Pueblo de Dios construimos comunidades, planes, acentuaciones teológicas, espiritualidades y estructuras sin raíces, sin memoria, sin rostro, sin cuerpo, en definitiva, sin vida[2]. Esto se manifiesta con claridad en una manera anómala de entender la autoridad en la Iglesia —tan común en muchas comunidades en las que se han dado las conductas de abuso sexual, de poder y de conciencia— como es el clericalismo, esa actitud que «no solo anula la personalidad de los cristianos, sino que tiene una tendencia a disminuir y desvalorizar la gracia bautismal que el Espíritu Santo puso en el corazón de nuestra gente».[3] El clericalismo, favorecido sea por los propios sacerdotes como por los laicos, genera una escisión en el cuerpo eclesial que beneficia y ayuda a perpetuar muchos de los males que hoy denunciamos. Decir no al abuso, es decir enérgicamente no a cualquier forma de clericalismo.

Siempre es bueno recordar que el Señor, «en la historia de la salvación, ha salvado a un pueblo. No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo. Nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae tomando en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana: Dios quiso entrar en una dinámica popular, en la dinámica de un pueblo» (Exhort. ap. Gaudete et exsultate, 6). Por tanto, la única manera que tenemos para responder a este mal que viene cobrando tantas vidas es vivirlo como una tarea que nos involucra y compete a todos como Pueblo de Dios. Esta conciencia de sentirnos parte de un pueblo y de una historia común hará posible que reconozcamos nuestros pecados y errores del pasado con una apertura penitencial capaz de dejarse renovar desde dentro. Todo lo que se realice para erradicar la cultura del abuso de nuestras comunidades, sin una participación activa de todos los miembros de la Iglesia, no logrará generar las dinámicas necesarias para una sana y realista transformación. La dimensión penitencial de ayuno y oración nos ayudará como Pueblo de Dios a ponernos delante del Señor y de nuestros hermanos heridos, como pecadores que imploran el perdón y la gracia de la vergüenza y la conversión, y así elaborar acciones que generen dinamismos en sintonía con el Evangelio. Porque «cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura del Evangelio, brotan nuevos caminos, métodos creativos, otras formas de expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado significado para el mundo actual» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 11).

Es imprescindible que como Iglesia podamos reconocer y condenar con dolor y vergüenza las atrocidades cometidas por personas consagradas, clérigos e incluso por todos aquellos que tenían la misión de velar y cuidar a los más vulnerables. Pidamos perdón por los pecados propios y ajenos. La conciencia de pecado nos ayuda a reconocer los errores, los delitos y las heridas generadas en el pasado y nos permite abrirnos y comprometernos más con el presente en un camino de renovada conversión.

Asimismo, la penitencia y la oración nos ayudará a sensibilizar nuestros ojos y nuestro corazón ante el sufrimiento ajeno y a vencer el afán de dominio y posesión que muchas veces se vuelve raíz de estos males. Que el ayuno y la oración despierten nuestros oídos ante el dolor silenciado en niños, jóvenes y minusválidos. Ayuno que nos dé hambre y sed de justicia e impulse a caminar en la verdad apoyando todas las mediaciones judiciales que sean necesarias. Un ayuno que nos sacuda y nos lleve a comprometernos desde la verdad y la caridad con todos los hombres de buena voluntad y con la sociedad en general para luchar contra cualquier tipo de abuso sexual, de poder y de conciencia.

De esta forma podremos transparentar la vocación a la que hemos sido llamados de ser «signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano» (Conc. Ecum. Vat. II, Const. dogm. Lumen gentium, 1).

«Si un miembro sufre, todos sufren con él», nos decía san Pablo. Por medio de la actitud orante y penitencial podremos entrar en sintonía personal y comunitaria con esta exhortación para que crezca entre nosotros el don de la compasión, de la justicia, de la prevención y reparación. María supo estar al pie de la cruz de su Hijo. No lo hizo de cualquier manera, sino que estuvo firmemente de pie y a su lado. Con esta postura manifiesta su modo de estar en la vida. Cuando experimentamos la desolación que nos produce estas llagas eclesiales, con María nos hará bien «instar más en la oración» (S. Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, 319), buscando crecer más en amor y fidelidad a la Iglesia. Ella, la primera discípula, nos enseña a todos los discípulos cómo hemos de detenernos ante el sufrimiento del inocente, sin evasiones ni pusilanimidad. Mirar a María es aprender a descubrir dónde y cómo tiene que estar el discípulo de Cristo.

Que el Espíritu Santo nos dé la gracia de la conversión y la unción interior para poder expresar, ante estos crímenes de abuso, nuestra compunción y nuestra decisión de luchar con valentía.

Vaticano, 20 de agosto de 2018

http://w2.vatican.va/content/francesco/es/letters/2018/documents/papa-francesco_20180820_lettera-popolo-didio.html 

Share
Aug 172018
 

¡Pioneros en el servicio a las personas con limitaciones!

A través de la Oficina de Servicios a Personas con Impedimentos (OSPI) proveemos acomodo razonable, asistencia tecnológica, permisos de acceso y ofrecemos un ambiente que propicie la igualdad de oportunidades.  Conoce más de los servicios de esta oficina comunicándote a wsoto@pucpr.edu

Share
Aug 162018
 

Juanita Peña preside la directiva

 Recientemente se llevó a cabo  la instalación de la nueva directiva del Círculo de Damas Colombinas de Estado. La misma se celebró en la Parroquia Nuestra Señora de la Merced en Ponce.  La misa fue presidida por el padre Juan José Saliva González, capellán auxiliar de estado.  En la ceremonia estuvo presente el digno diputado de estado, el Dr.  José Luis Vázquez Padilla, así como otros funcionarios de estado y el digno gran caballero del Consejo don Juan Ponce de León, José Dávila. La Sra. Juanita Peña Nicolau de Dávila, pasada directora de la biblioteca de la Escuela de Arquitectura, resultó electa como presidenta de las Damas Colombinas de Estado.

La Sra. Juanita Peña Nicolau de Dávila, pasada directora de la biblioteca de la Escuela de Arquitectura, resultó electa como presidenta de las Damas Colombinas de Estado.

“Hay que gritar y anunciar el Reino: puede que a alguno no le agrade, pero alguna conciencia se habrá despertado y lo agradecerá. Seamos profetas, anunciadores de la conversión y el Evangelio” exhortó padre Juan José Saliva González durante la homilía.

Al terminar la Eucaristía se llevó a cabo la instalación de la nueva directiva en el salón parroquial siguiendo el protocolo establecido para estos fines.  La Sra. Peña Nicolau de Dávila, en su mensaje, exhortó a todos los presentes a trabajar unidos para el bien de la Santa iglesia Católica, por la orden de los Caballeros de Colón, y por el fortalecimiento de los Círculos de Damas en Puerto Rico. Concluyó  su mensaje recordando que Dios ha enviado a todos con una misión en la vida y esa es tomar responsabilidad mayor como cristianos comprometidos en la  fe.

 

 

 

 

Share
Aug 092018
 

Facultativos se presentaron en el Congreso Internacional de Micología

El onceavo Congreso Internacional de Micología reunió a expertos en el análisis e investigación del desarrollo de los hongos.  Este evento contó con la presencia de científicos provenientes de países como Japón,  Estados Unidos, India, Egipto, Australia, Italia, Alemania, Pakistán, China, México, Inglaterra, Colombia, Ecuador, Costa Rica, Perú, Chile, Brasil, Venezuela, Portugal,  Argentina, Uruguay, España, Cuba y Puerto Rico. El Congreso tuvo como objetivo principal reunir a la comunidad micológica mundial a discutir el estudio de la aplicación, patología, genómica, biología celular, taxonomía, ecología, evolución y ambiente de los hongos  del mundo.

El Dr. Acevedo presentó   Biodegradation of BTEX by Fungi Isolated from the Hypersaline Lagoon Las Salinas, Punta Cuchara Natural Reserve, Ponce P.R.

El Congreso sirvió de plataforma para que los doctores Lourdes Echevarría García, catedrática asociada del Colegio de Ciencias y Juan Acevedo Alfaro, director del Departamento de Ciencias Biomédicas se presentaran  como ponentes.  La Dra. Echevarría, presentó su ponencia basada en su reciente trabajo de investigación titulado Molecular Identification of Filamentous Fungi Diversity in North Coast Beaches of P.R. Por su parte el Dr. Acevedo presentó   Biodegradation of BTEX by Fungi Isolated from the Hypersaline Lagoon Las Salinas, Punta Cuchara Natural Reserve, Ponce P.R.

“Esta experiencia fue especial, porque me dio la oportunidad de participar en las presentaciones y en los

La Dra. Echevarría, presentó su ponencia basada en su reciente trabajo de investigación titulado Molecular Identification of Filamentous Fungi Diversity in North Coast Beaches of P.R.

poster, los cuales me ayudaron a desarrollar nuevas ideas para mis próximos proyectos. Uno de los aspectos más importante fue el intercambio de ideas con otros colegas en mi línea de investigación y tener conversaciones sobre futuros proyectos colaborativos con países como Colombia y Argentina” sostuvo la Dra. Echevarría.

 “El compartir mi proyecto con los asistentes al Congreso fue muy beneficioso ya que pude intercambiar procedimientos que han sido exitosos en mi investigación en el área de biodegradación y a su vez recibir sugerencias que me permitirán integrar nuevas líneas investigativas a mi proyecto. La incorporación de levaduras en esta investigación es única en Puerto Rico y muy poco documentada en el mundo” expresó el Dr. Acevedo.

El Congreso Mundial de Micología se celebró del 15 al 21 de julio en San Juan, Puerto Rico y se desarrolló a través de actividades científicas como conferencias, viajes de campo, simposios,  presentaciones orales y posters. El próximo congreso se celebrará en Brasil y contará con las ponencias  de los profesores Pioneros, los doctores Oscar Pérez Laguillo, Juan  F. Acevedo y Lourdes Echevarría.  

Share
Aug 022018
 

Idalinés Medina y Antonio González se dejan sentir en el Congreso Mundial de Salsa

Celimer M. Torres

Panamá fue testigo del excelente desempeño de cientos de bailarines que viajaron de todo el mundo para participar del Congreso Mundial de Salsa y demostrar su dominio de este ritmo.   El talento quedó evidenciado y dos Pioneros se alzaron con el Campeonato.  Idalinés Medina Bernard y Anthony González González, miembros del Católica Dance Team, resultaron campeones en las categorías  Dúo Femenino y Amateur Masculino.

Quienes siguen la trayectoria de este evento reconocen lo complicado que es participar y los retos que impone esta competencia.  “Siempre he tenido presente que en las competencias puede pasar de todo, por eso mis piezas claves son la superación, el crecimiento personal, la unión y la confianza. Cada año la preparación es difícil, ya que estamos preparándonos para competir con excelentes bailarines y también buscamos superar lo que hicimos el año anterior, pero este año puedo decir que sí fue uno de gran trabajo. En el camino de preparación nos encontramos con varios tropiezos y en un momento dado llegamos a pensar que no era adecuado asistir a dicho evento, pero con la ayuda de Dios logramos conseguir solucionar cada uno de esos obstáculos. Continuamos así con el entrenamiento hasta que llegó el día de la competencia” explicó Idalinés, quien es estudiante de enfermería.

“La preparación fue muy fuerte, ensayaba los 7 días de la semana casi 8 horas al día. Sin descanso, sin excusas y trabajando muy duro. Pienso que fue la dedicación, las ganas de competir y bailar, las ganas de ganar y demostrarles a las personas que yo sí puedo destacarme en cualquier estilo de baile si me lo propongo. Este logro para mí representa otra meta más alcanzada y una oportunidad adicional para seguir creciendo como bailarín” sostuvo Antonio, estudiante de tecnología cardiovascular.

El pertenecer al Católica Dance Team ha sido fundamental para el desarrollo de Idalinés y Antonio como bailarines.  Y así lo reconocen ambos.  “El Católica Dance Team ha sido una pieza clave para mi crecimiento en el baile, desde que pertenezco a este grupo he podido superarme y llegar a realizar cosas que jamás pensé. La seguridad, el compromiso, el liderazgo y la entrega han sido varias de las cosas que he podido reforzar durante mis 4 años en este bello equipo” indicó Idalinés. Mientras, Antonio expresó “El Católica Dance Team fue como una base para poder crecer como bailarín ya que lo único que yo bailaba era hiphop y  no tenía conocimiento sobre el ballet y el jazz y allí encontré esa base que tanto necesitaba”.

Los bailarines integraron técnicas  de baile como trucos sideflips, aereal, head frontflip y dobles giros en passe y coupe que les permitieron resaltar en el evento.

Share
Jul 262018
 

Haitianos amplían sus conocimientos empresariales en la PUCPR

Celimer M. Torres

Desde hace varios años la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico ha demostrado su compromiso con el desarrollo educativo de Haití.  Tras la firma de un acuerdo colaborativo con la Universidad de Notre Dame y la PUCPR se ha logrado el intercambio de estudiantes haitianos de Maestría en Administración de Empresas.  Un grupo significativo de estudiantes ha obtenido su grado y regresa a su país a aplicar los  conocimientos adquiridos.

13 estudiantes de Haití reforzaron sus conocimientos empresariales y estuvieron inmersos durante 9 días en eventos y cursos puramente empresariales.

Recientemente la PUCPR recibió una delegación de trece estudiantes de la vecina isla antillana.  Los miembros de esta delegación se comprometieron a reforzar sus conocimientos empresariales y a llevar nuevas ideas para el desarrollo económico de su país.  El grupo estuvo inmerso durante 9 días en eventos y cursos puramente empresariales, organizados por el Colegio de Administración de Empresas de la PUCPR.  Durante su estadía aprendieron sobre los aspectos culturales, sociales, políticos y legales de la internacionalización, conocieron sobre la importancia de las alianzas regionales y de la agricultura, así como de banca, turismo y desarrollo económico.  El grupo compartió con ejecutivos de diversas industrias y con la administración de la PUCPR.

“En la PUCPR mantenemos firme nuestro compromiso con nuestros hermanos de Haití. Continuamos ejecutando acciones concretas y relevantes que apoyen la educación de los haitianos y el desarrollo de su país. Este compromiso se fortalece aún más con las iniciativas de la Organización de Universidades Católicas de América Latina y el Caribe (ODUCAL) para promover el progreso y mejorar la calidad de la educación superior católica en nuestra región latinoamericana y caribeña”  sostuvo Joel Vélez, director interino de la Oficina Institucional de Relaciones Internacionales y secretario ejecutivo  de la subregión México, Centroamérica y el Caribe de ODUCAL.

 

Share
Jul 262018
 

Jóvenes  de la Arquidiócesis de Madrid marcan huella en Puerto Rico

Celimer M. Torres

Jóvenes  que forman parte de la arquidiócesis de Madrid estuvieron de visita en Puerto Rico, incluyendo la PUCPR.  Este grupo misionero tuvo su primera experiencia acompañados de padre Fabio Gatti y Stefania Melegari, misionero y misionera de la Comunidad Misionera de Villaregia.  La primera semana de misión estuvieron en comunidades de la parroquia San José de Aibonito.

Jóvenes  que forman parte de la arquidiócesis de Madrid estuvieron de visita en Puerto Rico, incluyendo la PUCPR. 

El objetivo de esta visita fue permitir a los jóvenes adquirir una conciencia comunitaria y misionera y que puedan ver, analizar e impactar la realidad en la que viven con una mirada según el Evangelio de Jesús.  Su labor misionera tuvo impacto en varias áreas de Puerto Rico incluyendo el Centro de Deambulantes Cristo Pobre en Ponce donde realizaron labores de pintura y mejoras.  Además, impactaron sectores de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Punta Santiago, Humacao donde visitaron   comunidades, compartieron con ancianos y realizaron  limpieza y mejoras en algunos hogares.

“Esta experiencia de misión en Puerto Rico es muy enriquecedora para todos. El Señor poco a poco va tocando todos nuestros corazones y nos va bendiciendo. Al finalizar el viaje nos hemos llenado del espíritu misionero, y podremos seguir con nuestra misión en Madrid, siendo fieles discípulos de Cristo. Queríamos dar muchas gracias a la Universidad Católica de Ponce por toda la ayuda que nos han dado para que esta misión haya sido  posible” expresó José Ignacio Rubio, líder del grupo.

Con esta visita la PUCPR fue facilitadora para que el grupo tuviera esta experiencia y la Oficina Institucional de Relaciones Internacionales (OIRI) apoyó esta iniciativa.  “La PUCPR es una de las realidades eclesiales en las que se permite encontrar personalmente a Cristo vivo en su Iglesia, como indica papa Francisco en su Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2018. Los jóvenes universitarios de Madrid, por medio de su voluntariado misionero, sirvieron con alegría y pasión a varias comunidades puertorriqueñas. Continuaremos apoyando estas iniciativas pues, en palabras de papa Francisco en este mismo mensaje, estas experiencias eclesiales hacen que la formación de cada uno, no sea solo una preparación para el propio éxito profesional, sino el desarrollo y el cuidado de un don del Señor para servir mejor a los demás” expresó Joel Vélez, director interino de OIRI.

El grupo además realizó y participó en actividades religiosas y espirituales.

Share
Jul 262018
 

Conoce las fechas importantes del calendario académico  para semestre y trimestre

agosto:

lunes 6 – primer día de clases de la Escuela de Tecnología Médica
martes 7 al miércoles 15 – matrículas para semestre de agosto
martes 7 al viernes 10 – matrícula para el trimestre de agosto
domingo 12 – último día para reservar y para validar cursos por WEB para el trimestre de agosto
lunes 13
Se borran los cursos que no hayan validado su matrícula para el trimestre(7:30 a.m.)
Matrícula tardía, cambios y ajustes para trimestre
Comienzan las clases del trimestre
miércoles 15 – último día para reservar y para validar cursos por WEB para el semestre de agosto
jueves 16 – se borran los cursos de los que no hayan validado su matrícula para el semestre (7:30 a.m.)
jueves 16 y viernes 17 – matrícula tardía, cambios y ajustes
lunes 20 – Comienzan las clases del semestre
martes 28 – Misa de Inicio de Curso

Share
Jul 192018
 

Comprometidos con el desarrollo de consejeros en rehabilitación

Celimer M. Torres

Las estadísticas indican que actualmente la tasa de desempleo en personas con diversidad funcional es mayor al compararlas con la empleabilidad de personas sin diversidad funcional.  Así lo explicó el Dr. Héctor José Velázquez González, catedrático auxiliar del Programa Graduado de Consejería en Rehabilitación de la PUCPR.  La clave para facilitarles a las personas con discapacidad mejores oportunidades personales y profesionales recae en gran parte en los profesionales de la Consejería Profesional.

“El profesional de la Consejería en Rehabilitación es el que tiene las competencias clínicas y profesionales para empoderar a las personas con diversidad funcional para que tengan una vida plena e íntegra.  A su vez, somos los profesionales que intercedemos para que se cumpla con las legislaciones que protegen y garantizan los derechos de las personas con diversidad funcional, como lo son la ley ADA y la WIOA. Como profesionales, trabajamos mediante un proceso de consejería en el avalúo de empleo, acomodos razonables, apoyo en el empleo, con el propósito principal de reducir las barreras, físicas y sociales, y propiciar mejor funcionalidad y productividad en el empleo y vida independiente” manifestó el Dr. Velázquez.

La PUCPR ofrece, desde el 2006, la Maestría en Consejería en Rehabilitación.  Este programa surge a través de una subvención de fondos federales, con el propósito de adiestrar a profesionales bilingües de la Consejería en Rehabilitación, cumpliendo con los estándares de excelencia académica del Concilio para la Acreditación de la Educación en Rehabilitación.  (CORE). El programa de Maestría en Consejería en Rehabilitación consiste en la preparación de profesionales que ofrezcan acompañamiento a las personas con diversidad funcional (discapacidad) ya sean físicas, cognitivas, del desarrollo o emocionales, para alcanzar sus objetivos personales, profesionales y de vida independiente en un ambiente con la mayor inclusión e integración posibles.

“Nuestro programa cuenta con la acreditación del Council for Accreditation of Counseling and Related Educational Programs (CACREP) entidad que vigila la calidad de la enseñanza en programas de consejería y disciplinas afines.  El programa fusiona perfectamente la experiencia teórica y práctica de los facultativos, quienes promueven constantemente el pensamiento y el análisis crítico con énfasis en el respeto a la dignidad humana y a la diversidad.  Asimismo, enmarcamos la enseñanza en los valores cristianos que posibilitan el servicio con un alto sentido humano” explicó Velázquez.

La PUCPR actualmente está recibiendo solicitudes de admisión para este programa.  Para información adicional pueden visitar el enlace www.pucpr.edu/rehab   o llamar al 787-841-2000 extensiones 2402, 2410 o 2418.

 

 

 

 

Share